AMLO, la doble moral

Ricardo Alemán |
06-12-2017 11:13 AM

Uno de los fenómenos mediáticos más llamativos de la candidatura presidencial de Donald Trump, en Estados Unidos, fue la impermeabilidad del republicano.

¿Qué quiere decir lo anterior?

Que el candidato Trump podía cometer toda clase de excesos discursivos y, contra la costumbre del electorado norteamericano, todo se le “resbalaba”.

Dicho de otro modo, que el candidato Trump y su arrogancia discursiva rompió todos los esquemas de la lucha político electoral y hasta volvió inocuo el trabajo periodístico.

Un ejemplo retrata el fenómeno. En una ocasión, durante un mitin, un tanto en serio y otro tanto en broma, Donald Trump retó a los medios y a sus adversarios.

Dijo –palabras más, palabras menos- “hoy mismo puedo salir a la calle y dispararle a alguien y no perderé un punto en las preferencias”.

Y en efecto, Donald Trump era impermeable.

Y viene a cuento porque en las presidenciales mexicanas está ocurriendo, con Andrés Manuel López Obrador un fenómeno similar al de Trump en las elecciones norteamericanas.

El ejemplo clásico es el exceso discursivo de López Obrador sobre la amnistía a los jefes de las bandas del crimen organizado.

Como saben, luego de esa declaración, López Obrador fue apaleado por tirios y troyanos; por todos los sectores políticos, económicos y sociales. Incluso por algunos de sus seguidores.

Y es que la supuesta amnistía a los jefes de las bandas criminales es una propuesta que ofende a toda la sociedad mexicana.

Sin embargo, una primera aproximación al daño mediático que pudo haber provocado el tema de la amnistía al crimen organizado, en las encuestas presidenciales arroja que a pesar de la golpiza generalizada el voto duro de López Obrador no lo abandona.

Dicho de otro modo, que López Obrador vive hoy, en las presidenciales mexicanas, un fenómeno casi idéntico al de Donald Trump en Estados Unidos.

La gran lección del tropiezo de López Obrador, por tanto, se convierte en un foco rojo para el proceso electoral mexicano.

¿Por qué? Porque de confirmarse la hipótesis aquí planteada estaríamos asistiendo a una muestra de simulación por parte de una porción importante de la sociedad mexicana.

¿Y por qué simulación? Elemental, porque esa sociedad que quiere a López Obrador como presidente, es la misma sociedad que cuestiona todos los excesos de los gobiernos priistas, pero solapa y hasta aplaude esos mismos excesos cuando se trata de López Obrador.

¿Hasta cuándo?

Al tiempo.

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Mando Unico al estilo AMLO

08-12-2017 06:30 AM
José Contreras