El populismo contagioso de Delfina Gómez

La Otra Opinión |
18-05-2017 06:47 PM

Tal parece que Delfina Gómez, aspirante de Morena, no es la única candidata al gobierno del Estado de México que promueve el populismo. Nos referimos a que también la abanderada independiente, Teresa Castell, ha encontrado en esta manera de hacer política su pan de cada día.

Apenas este miércoles, la aspirante apartidista señaló que de ganar las elecciones del 4 de junio gobernará de manera austera.

También señaló que se acabarán los gastos excesivos y añadió que los recursos ahorrados se destinarán al desarrollo de proyectos y programas que permitan mejorar la calidad de vida de la población.

Estas declaraciones son por demás parecidas a las vertidas el mismo día por la candidata de Morena, quien se comprometió a tener un gobierno de austeridad, donde no haya funcionarios de primera y ciudadanos de segunda.

Por ello, Delfina Gómez aseguró que bajará los salarios de los funcionarios de alto nivel e impedirá que gocen de privilegios como seguros de gastos médicos mayores.

La similitudes entre las palabras vertidas por ambas aspirantes revela que el populismo es un mal infeccioso, que se propaga con rapidez y que a la larga no genera ningún beneficio, pues lo que se promete no tiene fundamentos, y por lo tanto tampoco posibilidades.

No se puede hacer la promesa de gobernar con austeridad si se desconoce cuáles son los gastos e ingresos de un gobierno. Por otro lado, no se pueden bajar los sueldos de los funcionarios de la noche a la mañana pues para ello se necesitaría la aprobación del Congreso local.

Además, ha quedado demostrado que con programas “que permitan mejorar la calidad de vida de los ciudadanos” no se salva un estado, pues para ello hacen falta más que dádivas.

 

Tags: