Fracasa el Frente y se divide en su primera aventura legislativa

La Otra Opinión |
11-10-2017 06:29 PM

Se pusieron de acuerdo para paralizar el Congreso por el tema del “Fiscal Carnal”. También para anunciar iniciativas de ley y medidas electoreras --que por cierto, ni siquiera han cumplido--luego de los sismos de septiembre. Pero a la hora de legislar en serio, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano no fueron capaces de hacerlo como lo que nos vendieron que serían: una coalición.

Este martes se votó en la Cámara de Diputados una reforma al Artículo 10 Bis de la Ley General de Salud, a fin de incluir la “objeción de conciencia” como un motivo por el cual los médicos pueden negarse a brindar un servicio.

De acuerdo con la reforma --impulsada desde 2015 por el Partido Encuentro Social--, “el personal médico y de enfermería que forme parte del Sistema Nacional de Salud, podrá ejercer la objeción de conciencia y excusarse de participar en la prestación de servicios que establece esta ley, cuando contravengan su libertad de conciencia, con base en sus valores y principios éticos”

Se trata de un tema controversial, pues podría dar pie, por ejemplo, a que un médico se niegue a practicarle el aborto a una paciente incluso cuando ésta se lo solicite dentro de los tiempos en que el legrado es legal. 

Fieles al carácter ideológico de su partido, los 98 legisladores del PAN votaron a favor. En cambio, 48 de los 49 diputados del PRD votaron en contra --el otro se abstuvo-- y de la bancada de Movimiento Ciudadano salieron 10 votos en contra, cinco a favor y seis abstenciones.

El caso es que los partidos integrantes del llamado “Frente Ciudadano por México” tuvieron una discusión acalorada con posiciones encontradas.

El panista Jorge Triana acusó a la bancada del PRD de pretender coartar la libertad de las personas a decidir de acuerdo a “lo que se les pegue la gana”. Mientras que la perredista Cecilia Soto dijo que con la reforma se corre el riesgo de que criterios religiosos normen la política de salud en un estado laico ya que las “objeciones de conciencia” pueden no tener nada que ver con la salud de los pacientes.

Al final, la reforma se aprobó gracias a los votos del PAN, el PRI, Encuentro Social y el Partido Verde. En contra estuvieron, además del PRD, Movimiento Ciudadano, Morena y Nueva Alianza. Pero lo más que lograron fue que al texto se le hiciera una adición para que la “objeción de conciencia” no pueda ser invocada en casos de urgencia médica o cuando esté en riesgo la vida de un paciente.

Pero lo relevante es que este caso ilustra que en algunos temas la izquierda y la derecha difícilmente se van a poner de acuerdo.

Y lo más grave es que este podría ser sólo el primero de muchos desencuentros.

A ver qué pasa a la hora de definir las candidaturas, cuando a las diferencias ideológicas haya que añadirles las ambiciones personales y los egos de los integrantes de cada partido.

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Anaya: un cerillo apagado

21-11-2017 06:00 AM
José Contreras