Kumamoto, el chapulín independiente

La Otra Opinión |
11-10-2017 11:11 AM

El diputado local independiente de Jalisco, Pedro Kumamoto, solicitó licencia por tiempo indefinido con la finalidad de poder contender por una curul en el Senado de la República.

En sesión ordinaria del Congreso local, legisladores aceptaron su petición y después tomaron protesta a Alejandro Torres Guizar, de 24 años quien ahora ocupa el lugar del diputado independiente.

A pregunta expresa el lunes pasado en Noticieros Televisa, Kumamoto negó ser un político chapulín. "No me definiría como un chapulín o como un grillo, pero sí me defino como alguien que reivindica y que quiere que más personas hagan política", dijo.

Nada más alejado de la realidad, pues el diputado con licencia, quien asumió el cargo apenas en octubre del 2015, deja el puesto para lanzarse a lo grande y demostrando que es tan "bicho saltarín" como los políticos partidistas.

Una de las habilidades que demostrado Kumamoto Aguilar es saber confundir al ciudadano de a pie con su discurso, bajo el argumento de que por ser un político sin partido le asiste la razón.

Dicen los que saben, "ver para creer", pues bien, un listado de cinco puntos que hacen a Kumamoto un "mortal político" más:

1.- Dijo que cobraría menos de lo que el resto de los diputados locales, aseguró se llevaría sólo el 30% de su "dieta". La verdad es que se lleva el 100% de su sueldo y aunque "done" parte del mismo, el efecto al erario es el mismo.

2.- Defiende a partidos políticos. En uno de sus artículos publicados en El Financiero el pasado 4 de julio, señaló que "buena parte de construir un nuevo país descansa en la posibilidad de que reconstruyamos, discutamos y reconceptualicemos a los partidos (...) la próxima vez que hablen sobre ellos aceptemos la invitación, el país depende de ello".

3.- Discurso engañoso. Kumamoto ha hecho creer que las reformas como la desaparición del fuero y reducción de financiamiento son su obra. Lo anterior es falso y además se opuso al retiro de ese dinero a partidos en años no electorales y, el planteamiento sobre el fuero es eliminarlo, cuando se trata más bien de regular el tema.

4.- Niega que es un político chapulín. Ostenta un cargo por un tiempo determinado, ambiciona ocupar otro el cual le obliga a incumplir sus funciones actuales que le otorgaron los ciudadanos.

5.- El futuro de un chapulín. Pedro Kumamoto fue cuestionado si donaría el 70 por ciento de su sueldo de llegar a ser senador; esta vez fue más precavido y sigiloso al contestar: "lo voy a pensar!

Y sí, aunque lo niegue, es un chapulín. Va que brinca para ser todo un político... con partido.

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Anaya: un cerillo apagado

21-11-2017 06:00 AM
José Contreras