Acusan a Salinas Pliego de financiar proyectos filantrópicos con dinero público

-Publicidad-

Uno de los proyectos emblemáticos de Fundación Azteca, el programa de apoyo a Orquestas Infantiles Esperanza Azteca, está financiado con recursos públicos y no por la filantropía del empresario Ricardo Salinas Pliego, de acuerdo con una investigación periodística de Quinto Elemento Lab.

Fundación Azteca, dirigida por Esteban Moctezuma, quien sería el secretario de Educación Pública en caso del virtual triunfo del candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, ha recibido casi mil 700 millones de pesos para dicho programa, de acuerdo a la investigación difundida por Animal Político y Ciro Gómez Leyva en Grupo Fórmula.

-Publicidad-

Se precisa que ese dinero, sin el cual no podría sustentarse el proyecto, proviene nada más y nada menos que del Congreso, de secretarías de Estado, de empresas públicas, de más de 20 gobiernos estatales y de algunos municipios, de acuerdo con solicitudes de información y los reportes de Fundación Azteca a las autoridades hacendarias.

“Las donaciones han significado recortes al presupuesto público destinado a la cultura y la cancelación de festivales de teatro, música, danza y cine; la desaparición de orquestas sinfónicas; la difícil sobrevivencia de la mejor escuela de cine de México; la reducción a la mitad del presupuesto de la red de librerías públicas en todo el país, entre otros fenómenos”, señala la investigación.

“Se ha violentado la Ley de Presupuesto que establece la convocatoria pública obligatoria para acceder a recursos etiquetados”, aseguró el diputado de Movimiento Ciudadano, Jorge Álvarez Máynez. “Los proyectos fueron seleccionados a discreción. La asignación se hizo con base en acuerdo cupulares”, agregó.

Además, dependencias como Conaculta y Hacienda casi le duplicaron la asignación en 2016 al proyecto de Esteban Moctezuma y Ricardo Salinas. El gobierno pasó por encima de los diputados gracias a la reconducción presupuestal prevista en un artículo “inconstitucional” incluido en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

“Eso es lo que ocurrió por lo menos en 2016: nosotros (los diputados) de por sí asignamos una cantidad ya alta al programa de orquestas infantiles y el gobierno federal decidió incluso aumentar discrecionalmente esa cantidad”, concluyó Álvarez Máynez.

Con este furor por entregar recursos públicos a la asociación civil de la televisora del Ajusco, pronto se formó una bolsa cuantiosa.

Estas son las “donaciones” que el Congreso, gobiernos estatales y dependencias federales han hecho con dinero de los contribuyentes a las orquestas de Tv Azteca:

  • 2009 $7.5 mdp
  • 2010 $54 mdp
  • 2011 $400.5 mdp
  • 2012 $122 mdp
  • 2013 $275.5 mdp
  • 2014 $154 mdp
  • 2015 $186 mdp
  • 2016 $262 mdp
  • 2017 $144 mdp
  • 2018 $72 mdp
  • Total $1,677.5 mdp

Fue hace ocho años, cuando la legisladora del Partido Verde e hija de Ricardo Salinas Pliego, Ninfa Salinas, presionó para que en ese entonces un proyecto intitulado Programa de Apoyo a Orquesta Infantiles Esperanza Azteca, llegara a cada uno de los integrantes de la Comisión de Cultura.

En la segunda quincena de noviembre, los diputados discutieron el tema durante el debate de la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación 2011.

Ninfa Salinas, elemento clave de la telebancada, como se llama comúnmente a los legisladores que responden a los intereses de las televisoras y radiodifusoras, se anotó los primeros 100 millones de pesos de recursos públicos en diciembre de 2010. En el futuro habría mucho más, de acuerdo con Quinto Elemento Lab.

La investigación, desarrollada durante ocho meses, con cientos de peticiones de acceso a la información al gobierno federal, a la Secretaría de Cultura, a los 32 gobiernos estatales y a decenas de municipios, así como una revisión de los reportes entregados por la Fundación Azteca al SAT, muestra que el programa de orquestas infantiles y juveniles que se presenta como un “modelo” de intervención filantrópica-empresarial no existiría sin recursos públicos.