AMLO: ¡Sólo palos de ciego…!

-Publicidad-

A 40 días de iniciado el gobierno de Andrés Manuel López Obrador –el de la dizque Cuarta Transformación–, la constante son los “palos de ciego”; tropiezos sin ton ni son que han convertido a la naciente administración en el hazmerreír en el mundo.

¿Tienen dudas…?

-Publicidad-

1.- Además de que tirar el NAIM fue sólo una fea ocurrencia vengativa, lo que siguió han sido “palos de ciego”; palos a ciegas y sordas sobre la descomunal deuda de 145 mil millones de dólares que pagaremos
los mexicanos en los próximos 25 años. Es decir, un Fobaproa aún más costoso.

2.- La creación de la Guardia Nacional debió ser detenida luego del escandaloso desorden que organizó el titular de Seguridad Pública, Alfonso Durazo. Los “palos de ciego” empezaron cuando el presidente llamó en sus mañaneras a desempleados a reclutarse en la Guardia Nacional. Eran 50 mil plazas. Pero debió dar marcha atrás porque el Congreso aún no aprueba la iniciativa respectiva; porque no se hizo la consulta prometida y, porque la CIDH rechaza el esquema propuesto.

3.- Por razones nada claras, el gobierno de AMLO se niega a explicar un apoyo absurdo a la dictadura de Nicolás Maduro. En el fondo, está el respaldo económico que recibió Morena del gobierno de Maduro para la campaña presidencial; financiamiento que será difícil probar. Por lo pronto sólo, “palos de ciego” para explicar lo inexplicable.

4.- En una declaración sin pies ni cabeza, el Presidente Obrador dijo que la Policía Federal había encontrado un desfalco de 17 mil millones en el NAIM. Las redes lopistas saltaron de gusto pero muy pronto debieron tragar sapos y serpientes. El propio AMLO dijo que era falso. Y claro, es una torpeza meter a la Policía Federal en una investigación que sólo compete al Ministerio Público. “palos de ciego”.

5.- Pero el prodigio de los “palos de ciego” se produjo con el desabasto de gasolina en buena parte del país, sobre todo en los estados gobernador por los opositores a Morena.

Como saben, en una de sus mañaneras de fin de año, el presidente anunció la “brillante” estrategia para combatir el robo de combustible que consistió en cerrar los ductos de gasolina, para evitar el huachicoleo.

¿Qué creen que pasó?

En efecto, desataron el caos y el desbasto, además de que exhibieron que ni el presidente, ni el director de Pemex y menos la titular de Energía saben lo elemental de la materia energética, transporte y distribución.

Es decir, “palos de ciego” en la materia petrolera y en la distribución de gasolina; ignorancia total sobre los básicos de la logística del manejo de combustibles y la indignación de millones de usuarios.

Por eso la pregunta obliga. ¿Qué está pasando…?

La respuesta la conocen todos; lo ocurrido es causa de los errores, tropiezos y trompicones de un gobierno que no ata ni desata; un presidente que presta su oído a ignorantes de temas de Estado y que obedecen a intereses privados antes que al interés nacional.

Y el resultado es la demolición del país y de la imagen presidencial.

Al tiempo.