Candidaturas independientes; engaño a los ciudadanos: Ramírez

0
45

Este miércoles, el Partido Acción Nacional presentó una iniciativa para facilitar el registro de los candidatos independientes.

Según el dirigente nacional del blanquiazul –Ricardo Anaya–, los panistas impulsarán una ley que obligue a los congresos locales a eliminar los candados a las candidaturas independientes.

Además, de acuerdo con Anaya, su partido se asegurará de que a los independientes de todo el país les exijan firmas por sólo el 0.5 por ciento del padrón, que tengan dos meses para juntar las firmas y que puedan acceder a tiempos de radio y televisión.

Sin duda, los dichos de Anaya suenan bien. La corrección política dicta que se aplauda todo lo que facilite e impulse las candidaturas independientes.

Sin embargo, también es cierto que esta figura podría ser una gran farsa.

En entrevista para La Otra Opinión, el columnista Carlos Ramírez explicó que las candidaturas independientes cumplen la misma función que las candidaturas de chapulines. Es decir, que se convierten en refugio de políticos resentidos que no consiguieron espacios en los partidos donde que militan.

Prueba de lo anterior, continuó Ramírez, es la candidatura –y el triunfo– de Jaime Rodríguez, mejor conocido como el Bronco. Y es que, en opinión del periodista, la ruptura de Ramírez con el PRI fue capitalizada por poderes fácticos, como el sector empresarial. De modo que, esta supuesta candidatura independiente sirvió para que los hombres del dinero se compraran una gubernatura.

Pero hay más, debido a que las llamadas “leyes antibronco” podrían sufrir un revés en la Suprema Corte de Justicia, los partidos políticos han modificado la estrategia. En vez de intentar bloquearlas, apuestan por hacerlas más accesibles. Es decir, por abaratar la figura.

Carlos Ramírez explicó que al eliminar los candados, los partidos facilitan el registro de candidaturas independientes y favorecen los proyectos que tienen el respaldo de una agrupación con estructura territorial.

Es decir, que entre más candidaturas independientes, más fuertes son los partidos.

Y es que más allá de combatir el sistema oligárquico de partidos, más allá de fortalecer la democracia en las agrupaciones políticas y más allá de hacer la función de una elección primaria, las candidaturas independientes en México se utilizan en favor de los partidos.

El columnista Carlos Ramírez trajo a cuenta el caso español. En la elección del presidente de gobierno, expuso el periodista, participan hasta 15 candidatos independientes. No obstante, la competencia real se concentra en dos o tres aspirantes. El resto sirven sólo de escenografía.

Finalmente, Ramírez adelantó que existe la intención de fortalecer una candidatura independiente del ex canciller Jorge Castañeda. Es decir, que Castañeda intenta repetir la estrategia que llevó a Vicente Fox a la Presidencia. Durante el gobierno de Zedillo, Jorge Castañeda dejó correr la versión de que habría un golpe de Estado; con este juego político facilitó la llegada de Vicente Fox a Los Pinos. 15 años después, el ex canciller crece la versión de que Andrés Manuel López Obrador ya tiene un pie en la Casa Presidencial y que se requiere una candidatura independiente para cerrarle el paso.

No obstante, concluyó Carlos Ramírez, una elección presidencial no se reduce a un concurso de popularidad. En estos ejercicios es necesario que existan estructuras de partido. Además, más allá de un trabajo territorial, Jorge Castañeda deberá de probar que puede ser un candidato competitivo. Algo que, al día de hoy, no ha dejado claro.