CDMX, ¿El “Ecoloco” para el Edomex?

0
220

Uno de los grandes problemas que suelen enfrentar las áreas conurbadas es el impacto ambiental generado por las actividades propias de millones de personas y grandes industrias.

En el caso de la Zona Metropolitana del Valle de México, las contingencias ambientales han colocado en la agenda el asunto de la contaminación. El enfoque adoptado por las autoridades ha privilegiado medidas como el “Hoy no circula”, que busca reducir la emisión de gases nocivos limitando la cantidad de automóviles que se desplazan a diario por las congestionadas calles de la capital y del Estado de México.

Pero de acuerdo con el titular de la Secretaría del Medio Ambiente (SMA) del Estado de México, Raúl Vargas, existe otro tema sobre el cual poner el acento: el procesamiento de los desechos y residuos generados en la capital.

Aunque las autoridades de la Ciudad de México ya se habían enfrentado a las mexiquenses, de acuerdo con datos de la SMA mexiquense, el Estado de México recibe a diario ocho mil toneladas de basura procedentes de la capital, mismos que, debido a las deficiencias en el sistema de recolección, separación y procesamiento de residuos, generan gases que afectan la salud de la población de la entidad.

Según estimaciones de Vargas, para 2020 el Estado de México podría acumular 12.24 millones de toneladas de basura, las cuales generarían un importante impacto ambiental debido al dióxido de carbono y gas metano que podrían desprender.

Por ello, la SMA del Estado de México llamó al gobierno de la Ciudad de México —encabezado por Miguel Ángel Mancera— a implementar medidas urgentes para mejorar el procesamiento de los residuos sólidos que se generan en la capital y terminan en territorio mexiquense con el fin de cumplir el acuerdo Paris 2015, en el que México y otros países se comprometieron a reducir sus emisiones de dióxido de carbono de cara a 2020..

Además, Vargas instó a las autoridades capitalinas a firmar un convenio para reparar el daño ecológico que ha sufrido el Estado de México a consecuencia de los residuos que llegan desde la Ciudad de México. Advirtió que de no tomarse las medidas pertinentes, las autoridades mexiquenses podrían cerrarle a la capital las puertas de los confinamientos de basura que se encuentran en los municipios de Cuautitlán Izcalli, Ixtapaluca y Chicoloapan.