¿Cuándo se subirá el dólar a la ‘montaña rusa’?

-Publicidad-

¿Cuándo volverá a tener el dólar fluctuaciones como las que vimos en 2016 y el año pasado? ¿O podemos estar confiados en que ya no veremos esos altibajos?

Hay dos factores que están influyendo de manera determinante en el valor de la divisa norteamericana: la renegociación del TLCAN y el proceso electoral.

-Publicidad-

El efecto sobre la cotización va a depender de la dinámica de los dos procesos, que van corriendo en paralelo.

Imagine usted que en el lapso de los próximos 30 días se anuncia que México, Estados Unidos y Canadá llegaron a un acuerdo en principio en la renegociación del Tratado. Lo más probable es que esa noticia coloque al dólar por debajo de los 18 pesos de modo consistente y no sólo por algunas horas, como vimos esta semana.

Pero, en el caso opuesto, si transcurre mayo sin señales de que la renegociación va a alcanzar un desenlace, el nerviosismo empezará a hacerse presente en el mercado y las apuestas en contra del peso van a crecer, encareciendo el dólar antes de que el proceso electoral llegue a su recta final.

Sin embargo, aun en el caso de un acuerdo próximo en el TLCAN, junio puede ser un mes en el que el precio del dólar se vaya para arriba.

¿De qué dependería esa alza?

Hay dos factores asociados.

1.- La medida en la que el mercado considere probable el triunfo de AMLO en las elecciones del 1 de julio. Si los resultados de los dos primeros debates y la dinámica de las campañas en los próximos 45 días no modifican las tendencias y cierran la brecha entre López Obrador y el segundo lugar, hay más probabilidades de que el nerviosismo se haga presente en algún momento de junio.

2.- La percepción de lo que implicaría un triunfo de AMLO en política económica. Algunas corredurías y fondos de inversión aún no están seguros del grado en el que cambiaría la política económica y se encuentran expectantes al hacer su evaluación de riesgos. Otros consideran que medidas como la probable cancelación del proyecto del nuevo aeropuerto; la reversión de las reformas energética y educativa, y una mayor proclividad a un gasto público creciente para cumplir promesas de campaña, podrían implicar el abandono de principios de disciplina fiscal, lo que empujaría hacia arriba la inflación y esto se reflejaría en el tipo de cambio.

3.- Otros analistas que consideran probable el triunfo de AMLO han señalado que, para valorar los márgenes de acción del nuevo gobierno, todavía hay que esperar cómo queda la composición de las cámaras del Congreso. Si Morena y sus aliados están lejos de la mayoría absoluta, los márgenes de maniobra van a ser menores.

No necesariamente los operadores del mercado cambiario son las personas mejor informadas, pero históricamente sus decisiones reflejan de manera más rápida los temores o la confianza de los inversionistas.

Por eso, el ejercicio de seguir la evolución del tipo de cambio, más allá de los dichos de empresarios o sus organizaciones, permite ver cuál es el resultado de las decisiones y no sólo cuáles son sus opiniones.

De lo que no hay duda –le subrayo de nueva cuenta– es que estamos en los últimos momentos de una etapa de relativa estabilidad del dólar en su cotización frente al peso. En las siguientes semanas veremos de nueva cuenta cómo el valor del dólar se sube a la ‘montaña rusa’.