Desde Chicago, Guerreros Unidos habrían guiado ataque en Iguala

Conocieron versiones de 60 desaparecidos, varios muertos y descontrol total a través de mensajes de BlackBerry entre jefes de Chicago y operadores criminales en Iguala

-Publicidad-

Los líderes criminales de Guerreros Unidos en Chicago, fueron conociendo “al momento” lo que ocurría en Iguala la noche del 26 de septiembre de 2014 y que culminó con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

De acuerdo con información que publica este jueves Reforma, los delincuentes pasaron de la tensión al desconcierto. Dieron órdenes, pidieron apoyos de policías y autoridades, reclamaron y al final, quedaron desconcertados por la situación.

-Publicidad-

Conocieron versiones de 60 desaparecidos, varios muertos y descontrol total a través de mensajes de BlackBerry entre jefes de Chicago y operadores criminales en Iguala. Sin embargo, no despejan la gran incógnita: ¿dónde están?

Agencias estadounidenses interceptaron bajo autorización judicial, once teléfonos celulares entre finales de 2013 y octubre de 2014 como parte de su búsqueda de presuntos narcotraficantes guerrerenses. El 9 de diciembre de ese año, fueron detenidos en Chicago, Roberto Sánchez, Eliseo Betancourt e Isaías Mandujano; en Oklahoma fueron capturados Pablo Vega Cuevas y Alexander Figueroa.

Así fue como los agentes pudieron captar una intensa comunicación a partir del 26 de septiembre de 2014 y días subsecuentes, donde los narcos deliberaron qué hacer con los normalistas.

A continuación, una serie de mensajes a los cuales accedió el diario citado.

En una de las conversaciones ocurrida sobre las 13:00 horas del 27 de septiembre, horas después de los hechos, “Silver”, uno de los jefes narcos y quien presuntamente es testigo protegido, pregunta cómo van las cosas.

  • Un personaje identificado como “Soldado del Amor” responde: “se metieron los contras y hubo un vergasero”.
  • “Silver” ordena en su respuesta: “ira que hagan una demanda colectiva al gobierno y una marcha con los de transportes”.
  • “Soldado” le refiere que eso ya lo hacen. “Van a tapar todas las entradas”, le dice.
  • Dos horas después “Silver” recibe otro reporte ahora de un personaje identificado como “Aníbal”.
  • “Solo que llevaban 60 paquetes ya guardados (en referencia a personas detenidas-desaparecidas) y otros con San Pedro (asesinados) de aquellos y solo heridos de este lado incluyendo la sirvienta de ‘El Oso'”.

La referencia a “la sirvienta de El Oso” podría aludir a alguna integrante del grupo que obedecía órdenes de Osiel Benítez, alias “El Oso” y jefe operativo de Guerreros Unidos en la zona.

La razón de la desaparición es para dar un escarmiento al grupo rival de “Los Rojos”.

Conforme los datos, los integrantes de Guerreros Unidos asentados en Tierra Caliente reportan a sus jefes en Chicago que grupos de “Los Rojos” pretenden “tomar la plaza” de Iguala y que viajan en camiones.

En otra plática, “Silver” ordena la tarde del 27 de septiembre que se pida apoyo a las policías municipales de Iguala, Cocula y Huitzuco y que se busque al Procurador estatal Iñaki Blanco para que les apoye en la acción.

Pero un personaje identificado como “Romeo” le responde que Blanco ya los traicionó y que incluso Santiago Mazari “El Carrete” estaría detrás de la operación de los estudiantes.

  • “Sí Señor, el puto procurador está con aquellas mierdas. Los paquetes (detenidos- desaparecidos) ya dijeron que el carrete les pagó. Tienen gente de Morelos, Estado de México y Chilpancingo”, dice el mensaje
  • “Silver” pide también que acudan con el Alcalde José Luis Abarca para que les auxilie.
  • Pablo Vega, otro de los jefes de GU en Chicago y quien ahora ya se encuentra detenido una cárcel de Illinois, sostiene una conversación con “Vitola 08”.
  • Vega le dice que en los autobuses que entraron a Iguala “iban los contras”, en referencia a sicarios de “Los Rojos”. Pero “Vitola 08” le explica que “también los ayotzinapos fueron a hacer su desmadre a los autobuses, en los autobuses eran los ayotzinapos”.
  • Pablo Vega le replica: “pero la balacera era contra Los Rojos, algo así me dicen”. Sin embargo, “Vitola” le dice que los policías municipales que apoyaron a los sicarios de Guerreros Unidos dispararon contra un camión que transportaba a jugadores de Los Avispones.
  • “Pensaron que eran ayotzinapos y empezaron a balacear a los futbolistas”.
  • Vega cuestiona la equivocación y luego de conocer que entre los detenidos-desaparecidos estaban estudiantes, reclama.
  • “Es una pendejada, eso nos va a costar el negocio”, según uno de los mensajes.
  • El 28 de septiembre, dos días después de los hechos, Pablo Vega habla con “Cáncer” tras evaluar la magnitud de los hechos.
  • Vega refiere: “sí, así es, ta cabrón, no supieron controlar a la gente. Ta cabrón. Se va a hacer un desmadre”.
  • Varias semanas después, el 18 de octubre, cuando ya han ocurrido varias detenciones en Iguala, Vega comenta con “Spider Woman”: “mientras no aparezcan los chavos, van a seguir (las detenciones).
  • Su interlocutor, “Spider”, responde: “qué fácil es decir donde estén”.

Fragmentos de dichos mensajes fueron exhibidos por la PGR durante un encuentro realizado con la CIDH en Bogotá, Colombia. En una audiencia pública realizada el pasado 1 de marzo, el actual fiscal del caso, Alfredo Higuera, dijo que autoridades norteamericanas habían facilitado esas conversaciones y que eran parte de un caso asentado en una Corte de Illinois donde se procesaba a jefes de Guerreros Unidos acusados de introducir droga procedente de Guerrero.

La información, según Higuera, da cuenta “del nivel de involucramiento de mandos e integrantes de la organización criminal que operaba en Iguala y otro municipios y la indudable participación directa de distintas corporaciones, esencialmente municipales, en colusión“.