El hombre que viene del futuro

0
547

Es imposible que esto se convierta en Cuba. Sí, es un dictador, pero aquí hay leyes. Nuestras instituciones y nuestras normas pueden soportar una presidencia populista y autoritaria. Esta democracia, esta libertad que vivimos son muy fuertes. No hay forma.

Publicidad

Así recuerda Juan Carlos Requesens la Venezuela que votó por Chávez para acabar con la corrupción. Veinte años después, Venezuela es una dictadura como Cuba, pero más pobre que Cuba, aunque posee las reservas de petróleo más grandes del mundo. Y hay más corrupción que antes de Chávez.

Requesens es un político opositor al chavismo que está impartiendo conferencias en la CDMX. Es sencilla su conclusión sobre cómo llega el populismo al poder: basa sus campañas en “ellos-nosotros” y “amigo-enemigo”. Podría agregar “mafia del poder”.

La estancia de Requesens aquí coincide con el último capítulo de lo que el chavismo denomina “democratización de los medios”, que es lo mismo que prometió AMLO para México si es presidente, durante un foro del proyecto Kybernus, liderado por Grupo Salinas.

“Democratizar los medios” es un concepto ya ejecutado por Chávez en Venezuela, Correa en Ecuador y los Kirchner en Argentina: en los tres países acabó en cerco, cierre y quiebra de la prensa libre.

El heredero de Chávez, Nicolás Maduro, empezó esta semana el desmantelamiento del único periódico independiente que sobrevivió a 19 años de populismo. El delito de El Nacional de Caracas consiste en que retomó un reportaje del diario español ABC, que disgustó a Maduro.

Maduro solicitó que la pena contra El Nacional sea que éste pase a manos de su vicepresidente, el militar Diosdado Cabello, quien es criticado en el reportaje. El Nacionales el diario aquel que Chávez odiaba y del que enrolló un ejemplar en un discurso, para luego amenazar con metérselo por el culo a su dueño.

Antes de la “democratización de los medios”, en Venezuela había 89 periódicos, 25 televisoras y 23 revistas independientes. Ahora todos están en manos del Estado, excepto el diario El Nacional y dos canales de TV, pero que son progobierno. Sólo en 2017, Maduro cerró 49 medios de comunicación.

Pero, ¿en qué momento se hundió Venezuela? Lo explica Requesens: “Antes del populismo, Venezuela vivió una crisis del sistema político, escándalos de corrupción importantes, desigualdad social, desgaste de las élites políticas y el descontento popular”.

¿Cómo lo intentaron resolver los venezolanos? Votando por Chávez, un candidato carismático y con liderazgo social que, al ganar, subsidió hasta el ron y regaló dinero a puños a los jóvenes, los ancianos, las mujeres embarazadas, los desempleados, a los países hermanos de Latinoamérica…

Pero todo acaba un día. Desde el dinero del Estado, hasta la libertad.

Por eso hay que cuidar mucho de esos dos tesoros.