EL QUE SE LLEVA SE AGUANTA

0
1498
-Publicidad-

Intolerante y ególatra, no hace falta más que estos dos adjetivos para describir al gobierno de México, basta con analizar cada uno de los discursos del jefe del ejecutivo, el presidente Andrés Manuel López Obrador, en donde se expresa con calificativos como la mafia del poder, fifís, neoliberales, corruptos, machuchones, provocadores y una infinidad de adjetivos con los que Obrador califica a todas aquellas personas, medios de comunicación, empresarios o líderes de opinión que manifiestan su desacuerdo con las acciones emprendidas hasta ahora por parte del gobierno de la República en diversos rubros, principalmente, en lo económico, político y social.

De acuerdo con lo anterior retomaré lo escrito en textos previos, el presidente y su equipo de trabajo deben atender los reclamos de la sociedad sin engancharse con sus opositores, pues les guste o no, también son parte del pueblo mexicano y como tal, deben escucharlos y dialogar con ellos.

Me viene a la memoria la frase que utilizó el gobernador de Aguascalientes en donde destacaba la falta de madurez política tanto de la sociedad mexicana como de los representantes del sector político de nuestro país, lo anterior haciendo referencia a los abucheos que en meses pasados recibieron algunos gobernadores, principalmente los que llegaron al poder de la mano de otro partido diferente a MORENA.

De ese modo encontramos en aquella expresión (falta de madurez política) el punto de inflexión entre la luna de miel que representó el haber ganado las elecciones presidenciales por un margen porcentual histórico y el de tomar las riendas de un país con adversidades tales como las del nuestro y es que es a partir del primero de diciembre los mexicanos vivimos en un régimen de inmadurez política, y es que no hace falta ser un prócer de la política nacional para darse cuenta que mientras los acarreados (porque eso son) abucheaban a los gobernadores de oposición, el presidente, sacaba sus dotes de domador de fieras, y al mismo tiempo entre aplausos alimentaba el ego que durante toda su carrera política lo ha caracterizado y lograba (según él) mostrar la “legitimidad” de su mandato.

Pero…

Este fin de semana la dosis se revirtió, el abucheado fue el presidente López Obrador ¿y adivienen cómo respondió ante las descalificaciones? Así es, tal y como lo están pensando, el presidente tachó de “mafiososo” y “fifís” a los asistentes al Estadio Alfredo Harp Helú, dando una muestra contundente de que la nueva administración presidencial, carece de madurez política. Todavía este lunes, el jefe de la oficina de la presidencia tuvo la osadía de salir al medio a minimizar las palabras de intolerancia del presidente, dando así otra dosis de inmadurez política al discurso del ejecutivo federal.

AMLO y todo su equipo de asesores deben comprender que ¡ya no están en campaña! el discurso de odio, los adjetivos que descalifican a la oposición y las bromitas durante las conferencias mañaneras no le darán legitimidad a su gobierno, mucho menos que una horda de acarreados le aplauda cada frase que emite. La legitimidad se gana con madurez política y la madurez política se refleja con acciones que beneficien a nuestro país, acciones analizadas, estructuradas y bien planificadas, no como las que hasta ahora sólo dan tintes de ser únicamente ocurrencias contradictorias a su discurso.

En conclusión, el presidente se lleva y no se aguanta.

El pasado sábado, 23 de marzo, se conmemoró el 25 aniversario luctuoso del que muchos mexicanos creen que pudo ser el presidente que cambiaría el destino de nuestro país y quien reconfiguraría la política nacional.

Por tal motivo me gustaría retomar una de sus frases más reconocidas y que cada uno de los lectores del este texto analice el presente de México y su probable futuro.

“México no quiere aventuras políticas, no quiere saltos al vacío, no quiere retrocesos a esquemas que ya estuvieron en el poder y fueron ineficaces, México requiere democracia pero rechaza su perversión que es la demagogia” – Luis Donaldo Colosio Murrieta (1950 – 1994).

SIGNIFICA

Demagogia (RAE)

  1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.
  2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

EXTRA

Andrés Manuel López Obrador no es el primer presidente que pide disculpas al rey de España, en 2017 el mandatario venezolano Nicolás Maduro exigió al rey Felipe VI que ofreciera una disculpa pública por la violencia que ejerció España sobre los pueblos de América en la época de la conquista.

En fin, lo dejo a su criterio.

Nos vemos el próximo martes en Realidad Multidimensional.

Twitter: @horacioamtz

Luis Horacio Arévalo Martínez es Maestro en Seguridad Nacional por el Centro de Estudios Superiores Navales de la Secretaría de Marina – Armada de México.