Empate técnico entre Anaya y AMLO: ¿Verdad o fantasía?

0
572

El abanderado de la alianza Por México al Frente, Ricardo Anaya, afirmó que ya alcanzó a López Obrador en preferencias electorales al informar que una encuesta los ubicó en empate técnico de popularidad en la carrera presidencial de este 2018.

Es importante señalar que el empate técnico en una encuesta de salida se considera cuando la diferencia entre dos candidatos es igual o menor al margen de error señalado.

Al parecer, el panista habló sólo de la encuesta que le conviene, que es la de la empresa Mendoza, Blanco y Asociados, que en su último estudio publicado da 26 puntos porcentuales a Anaya y 30 puntos porcentuales al morenista, con un margen de error del +/-3.8%, lo cual ya se interpretó como un “empate técnico”.

Sin embargo, la mayoría de las otras casas encuestadoras informaron resultados muy diferentes, que hacen parecer fantasiosos a los que dio a conocer Mendoza, Blanco y Asociados.

Un ejemplo destacado es el de Buendía y Laredo, publicada en el periódico El Universal, la cual, aun a pesar de trabajar para Acción Nacional, no favorece tan acentuadamente su candidato.

En este estudio, para Andrés Manuel se asignaron 32 puntos porcentuales, contra 26 de Anaya, y un margen de error de 3.53 por ciento. Entonces, aquí no hay empate técnico.

A pesar de que en la encuesta de Mitofsky, la brecha entre Anaya y López fue mucho más estrecha, en sentido estricto tampoco existe un empate técnico, pues la diferencia entre ambos es de 3.2 puntos porcentuales y el margen de error es de 3.1%.

La última encuesta del periódico El Financiero fue mucho menos amable con Anaya Cortés, pues resultó una diferencia entre él y AMLO de 11 puntos.

Mientras que el panista gozó de 27 puntos porcentuales, el candidato de las izquierdas  alcanzó 38, por lo que con un margen de error del 3.1 por ciento, aquí tampoco existe un empate técnico.

Y el último estudio publicado por Parametría fue igual de poco favorecedor para Anaya, quien se quedó por debajo de AMLO con 11 puntos porcentuales y un margen de error del 3.1 por ciento. No hay empate técnico.

Con las pruebas antes señaladas, disponibles para consulta de quien así lo desee, se demuestra que Anaya sólo busca erróneamente marcar tendencia con una solitaria encuesta que no es consecuente con los demás estudios cuantitativos difundidos.