En cifras, el mal gobierno de AMLO en DF

Vale la pena revisar cómo le fue a López Obrador cuando gobernó la capital del país entre diciembre de 2000 y julio de 2005

0
31264

A menos de seis meses para las elecciones presidenciales, el precandidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, asegura que durante su administración como jefe del Gobierno del Distrito Federal, la delincuencia disminuyó y la economía mejoró.

El tabasqueño se jactó –en mitin con Claudia Sheinbaum— en diciembre pasado, que durante su gestión en la Ciudad de México, los delitos de alto impacto en la capital del país eran menores a los gobierno actual de Miguel Ángel Mancera.

-Publicidad-

Por ello, vale la pena revisar cómo le fue a López Obrador cuando gobernó la capital del país entre diciembre de 2000 y julio de 2005, fecha en que dejó el cargo para ser candidato presidencial en la elección de 2006 que perdió frente al panista Felipe Calderón. A continuación, una investigación de Nación321.

Extorsiones. En 2001, el primer año del tabasqueño en el cargo, se registraron 2.27 casos de extorsión por cada 100 mil habitantes. Cuatro años después, esa tasa llegó a 5.22 casos.

Deuda pública. La deuda contraída por el gobierno de la capital aumentó durante la gestión de López Obrador, de acuerdo con datos del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas. En 2001, la deuda pública fue de 32 mil 788 millones de pesos, y para junio de 2005 -un mes antes de que AMLO dejara el cargo- esa cifra ascendió 41 mil 439 millones de pesos.

Inversión extranjera. La Secretaría de Economía señala que en 2001 las inversiones foráneas superaron los 10 mil millones de dólares, los siguientes años se presentó un declive en este rubro, para finalmente volver a la alza y terminar en 6 mil 239 millones de dólares en 2005, su último año del como jefe de Gobierno.

Desempleo. El Inegi señala que en 2001, el primer año de gobierno de AMLO, el desempleo en la capital fue de 3.9 por ciento. ¿Y cómo dejó ese indicador el tabasqueño? Lo dejó en 5.6 por ciento.

Ahí las cifras, que muestran claramente que López Obrador tuvo la oportunidad de gobernar bien a la capital del país; sin embargo, lejos quedó de su cometido y solamente quedó en intenciones.