Fonatur no descarta expropiaciones de tierras para Tren Maya

Todo parece indicar que el gobierno de AMLO terminará por conseguir las tierras necesarias para el Tren Maya por medio de la expropiación

-Publicidad-

El proyecto insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador, el Tren Maya, sigue encontrando trabas, mismas que no están siendo fáciles de sortear, sobre todo para conseguir los terrenos necesarios que propicien su construcción. 

De acuerdo con el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) las expropiaciones siguen siendo un recurso viable, que solo usarán en caso de ser necesario.

Asimismo, Alejandro Varela, director jurídico del Fonatur, detalló que hasta el momento se tiene el 98 por ciento de aprobación de lo ejidos, pero solo para realizar los estudios técnicos, pues todavía no se llega a un acuerdo final con ejidatarios y propietarios particulares para que se anexen sus terrenos a dicho megaproyecto.

Por otro lado, el dos por ciento restante pertenece a propiedades privadas, donde las autoridades ni siquiera han podido conseguir la aprobación para las pruebas de mecánica de suelo y topográficas.

Para Varela Arellano lo ideal sería que los terrenos se incorporarán de común acuerdo, pero como los lugareños no terminan por aceptar los términos, eventualmente podrían ser necesarias las expropiaciones.

“Nuestro último camino va a ser pagar por la tierra, si no tenemos socios es porque no estamos socializando bien el proyecto. Dudas hay muchísimas; de aquí a que generemos los polos de desarrollo en torno al Tren Maya tenemos tiempo para convencer a la gente con hechos; habrá gente que no quiera sumarse, gente que diga yo no entiendo tu modelo. A mí cómprame.

“Ahí el reto es encontrar formas de pago justo y correcto, no nos vamos a cerrar con que me dijo el valuador son 5 pesos, porque no estamos pagando sólo la tierra, estamos pagando patrimonio social y patrimonio histórico y eso tiene que tener valores distintos”, explicó.

El representante del gobierno federal aún confía en que se anexe el mayor número de socios sin recurrir a la expropiación.

“Liquidar la tierra y no hacerlos partícipes de lo que se construye arriba nos parece injusto, porque la tierra va a cobrar un valor de mercado y por muy alto que lo paguemos nunca van a tener el valor que cuando esa parcela tenga drenaje, urbanización y todo lo demás en permisos para desarrollo urbano. Nosotros queremos que ese valor se comparta con los dueños de la tierra”, acotó.