Había más libertad de expresión con el PRI y el PAN, que con AMLO

AMLO inicia una persecución contra los productores de "El Populismo en América Latina", mientras que PRI y PAN permitieron la proyección de "La Ley de Herodes" y "El Infierno".

-Publicidad-

La administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se ha caracterizado por la falta de tolerancia ante los medios o personajes que abiertamente critican sus decisiones en el poder.

Como muestra se encuentran los despidos de periodistas opositores, los ataques a Grupo Reforma por parte del SAT, y más recientemente, la persecución en contra de los realizadores del documental “El Populismo en América Latina” por una supuesta “campaña negra” en contra del presidente.

-Publicidad-

Lo anterior resalta más por dos motivos: AMLO prometió en campaña que su gobierno respetaría la libertad de expresión, y porque los gobiernos del PRI y el PAN fueron más tolerantes ante las fuertes críticas que recibían.

En el año 1999, el cineasta Luis Estrada estrenó “La Ley de Herodes”, una cinta protagonizada por Damián Alcázar, que realizaba una satira y una dura crítica en contra de los gobiernos priistas.

En su momento, ninguna otra película había atacado de manera tan abierta al partido en el poder, y por increíble que parezca, el entonces presidente Ernesto Zedillo permitió su proyección en salas de cine.

Te puede interesar | ¿Azcárraga y Videgaray filtraron información a AMLO por la serie “Populismo en AL”?

Años más tarde, el panista Felipe Calderón fue “golpeado” por la prensa debido a los resultados que había provocado la guerra contra el Narcotráfico. Ante la violenta situación del país, una vez más Estrada en compañía de Alcázar, lanzó un filme que reflexionaba sobre la situación nacional: “El Infierno”.

Estrenada en 2010, la película trataba el tema del narcotráfico y la cooperación que existe con las autoridades para mantener el negocio del tráfico de drogas en México.

En contraste con los dos casos anteriores, López Obrador anunció una investigación en contra de los productores del documental que lo compara con políticos como Hugo Chávez, Lula da Silva, y Juan Domingo Perón.