¡HOLA! César Yáñez; el “consen” de AMLO

0
2103
MÉXICO, D.F., 13ABRIL2012.- César Yañez, vocero del candidato de las izquierdas unidas, a la Presdencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, escucha con atención las respuestas que ofrece el abanderado del las izquierdas a los reporteros que se dieron cita a las típicas conferencias mañaneras en su casa de campaña. FOTO: FRANCISCO RODRÍGUEZ /CUARTOSCURO.COM
-Publicidad-

Continúa la entrega del “Gabinete de Apóstoles” del aún presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. Es el turno de uno de los consentidos, incluso ya, hasta de la “prensa del corazón”. Por supuesto, hablamos de César Yáñez, quien estará al frente de la Coordinación General de Política y Gobierno.

¿Cómo? Bueno, el tabasqueño explicó en agosto pasado que Yáñez Centeno, quien lo ha ayudado durante muchos años, atenderá las relaciones con los sectores públicos y social. Nada “sacado de la manga”.

-Publicidad-

Ha sido cercano de López Obrador desde el año 2000, cuando fungió como coordinador de Comunicación Social en el Gobierno del Distrito Federal, bajo la administración de don Andrés. Seis años más tarde, fue el encargado en misma área en la primera campaña presidencial del de Macuspana.

Estuvo en la segunda derrota de AMLO  en 2012; siempre haciéndose cargo de la comunicación del tabasqueño. Desde hace 18 años aparece a su lado en cada entrevista y en cada declaración “de banqueta”.

La cúpula del más alto nivel de Morena lo considera su sombra, pues es el único que le ha seguido el ritmo de trabajo en sus tres giras rumbo a la Presidencia de la República; siempre atrás del morenista, César Yáñez se convirtió en el hombre de todas las confianzas del hoy electo presidente de México.

Contrario a lo que se pueda pensar, es a Yáñez a quien le achacan el término de prensa “fifí”, y no al tres veces aspirante presidencial, quien llamó a un diario de circulación nacional de iniciar una campaña negra en su contra en septiembre de 2017. Irónicamente, entró a la categoría-etiqueta de su creación tras su boda con Dulce María Silva Hernández en septiembre pasado.

Cabe mencionar que, la ahora esposa de César Yáñez estuvo en prisión durante 14 meses (marzo 2016-mayo 2017) por el delito de operación con recursos de procedencia ilícita. Silva Hernández estuvo recluida en el penal de San Miguel, en Puebla, tras ser acusada de recibir en cesión un terreno propiedad del apoderado de Invergroup, Edmundo Tiro Moranchel, quien fue procesado por defraudar a cientos de ahorradores poblanos.

Dulce María aseguró entonces que su encarcelamiento se debía al interés del ahora exgobernador Rafael Moreno Valle por quedarse con el inmueble de 6 mil metros cuadrados. Además, acusó que su aprehensión tenía tintes políticos por su relación con Yáñez.

Finalmente todo salió bien para la pareja del momento. ¡Hola! publicó con bombo y platillo el enlace matrimonial, la opulencia en un mismo lugar: Puebla. Y no podían faltar los invitados quienes han cacareado en todo momento –desde su ingreso a Morena– la austeridad republicana.

Los invitados principales fueron el presidente electo, quien no asistió a la ceremonia religiosa; su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller; Alfonso Romo, próximo jefe de la Oficina de la Presidencia de López Obrador; Manuel Bartlett, futuro titular de la CFE; Rocío Nahle, próxima secretaria de Energía; Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena; Octavio Romero, futuro director de Pemex, así como los gobernadores electos Adán Augusto López Hernández (Tabasco) y Cuitláhuac García (Veracruz).

Al final, la boda asumió un costo de poco más de 8 millones de pesos. César Yáñez, colimense de 43 años tuvo su enlace matrimonial de ensueño con Dulce María. Tras el escándalo y las críticas de la llamada “boda fifí”, desapareció unas semanas de la escena pública. Pero, no se preocupen, anda “vivito y coleando”, pues este 30 de octubre apareció de nueva cuenta en la casa de transición del tabasqueño.

Muchos lo acusan de prepotente y déspota; sin embargo, la mayoría coincide que su personalidad es así: un hombre callado y calculador, sobre todo para un político que lleva años recorriendo el país y recibiendo todo tipo de acusaciones y cuestionamientos por propios y extraños.

Quien fuera la coordinadora de campaña de AMLO, Tatiana Clouthier, sostiene que no hay nadie más cercano a López Obrador que César Yáñez. “Hay gestos de César con Andrés que sorprenden verdaderamente; hay cariño y agradecimiento histórico entre ellos dos”, afirmó.

El consentido de López Obrador está de regreso. Parece que después de darse unos días de descanso junto a su esposa, ahora tendrá que enfrentar junto al tabasqueño, no solamente el término de su luna de miel, sino la de la administración federal entrante con los empresarios tras el “error de octubre”, resultado de la consulta nacional sobre el Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Pese a todo, parece ser que Yáñez, será el último en “saltar del barco” o hundirse junto con el tabasqueño y, lamentablemente con más de 120 millones de mexicanos.