¿Morena mete mano en nombramiento para la Suprema Corte?

0
3957
-Publicidad-

Una duda que rondaba desde la pasada campaña electoral ha sido resuelta. La cuestión era que si Olga Sánchez Cordero llegaba a la Secretaría de Gobernación, seguiría floreciendo la meteórica carrera de su hija Paula María García Villegas. La respuesta es sí.

Resulta que, dentro de la terna que el presidente Enrique Peña Nieto entregará al Senado para el magistrado que sustituirá a José Ramón Cossío Díaz en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) están tres mujeres encabezadas por Paula María García Villegas Sánchez Cordero, hija de la futura titular de la Segob.

-Publicidad-

Por si no fuera suficiente, a la terna se suman Yazmín Esquivel Mossa, presidenta del Tribunal de lo Contencioso Administrativo de la capital del país; y Leticia Bonifaz, directora general de Derechos Humanos de la Corte.

Preguntará usted seguramente, quiénes son estas damas y por qué se resalta en este espacio el nombre de estas tres mujeres. En primer lugar, sin dejar lugar a dudas, la hija de doña Olga Sánchez se podría ver beneficiada no importando el conflicto de intereses que ello implica.

Agregue usted a Yasmín Esquivel y a Leticia Bonifaz. La primera es cercana a Marcelo Ebrard, futuro titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y esposa del empresario y contratista del futuro Presidente de la República, José María Riobóo –sí, ese que dice que los aviones se repelen–; mientras que la segunda es allegada al actual ministro presidente, Luis María Aguilar.

De concretarse lo anterior, sería un claro caso de nepotismo, el cual vulneraría la autonomía del Poder Judicial de por sí ya quebrantado.

En la última década, el Consejo de la Judicatura ha vivido un ineludible relevo generacional en el Poder Judicial de la Federación del que se han beneficiado familiares de ministros de la SCJN.

En octubre del 2010, por ejemplo, entre 79 nuevos juzgadores federales que rindieron protesta a sus cargos estaban: Jorge Eduardo Espinosa, sobrino de la ministra Luna Ramos; Paula María García-Villegas, hija de la entonces ministra Olga María del Carmen Sánchez Cordero.

Además de los hermanos Fernando y Jesús Alfredo Silva García fueron ungidos como juez de Distrito y magistrado de Circuito, respectivamente; ambos son herederos del expresidente de la SCJN. Y sus sobrinos Florentina, René y Guillermo Silva, también empleados del Poder Judicial de la Federación.

Por si fuera poco, Ana Elena Aguilar Arrangóiz, hija del ministro presidente Luis María Aguilar, ha trabajado como Oficial Judicial, Oficial Administrativa y Secretaria Particular en dos tribunales colegiados.

¿Será Olga Sánchez Cordero la extensión de Morena para que su hija sea próxima ministra de la SCJN? Contrario a lo que predica el presidente electo, de no ser así, quedarían Yasmín Esquivel y a Leticia Bonifaz, es decir, todo en la familia de la gran franquicia que ha resultado el Movimiento de Regeneración Nacional.

Así pues, las propuestas las entregará Peña Nieto a partir del 15 de noviembre, dos semanas antes de que concluya el periodo del magistrado Cossío Díaz. Será el Senado, dominado por Morena, quien decida quién lo sustituirá. ¿No cree que es una obviedad la decisión?