Morenistas mantienen conflictos internos en el Congreso y en el Senado

Esta crisis en el Congreso que enfrenta Morena, puede ser el comienzo de una debacle que puede empeorar en su próxima elección para elegidir a su nuevo dirigente nacional

-Publicidad-

En los últimos días, Morena ha vivido una de sus peores crisis internas desde su creación, pues varios senadores y diputados se han enfrascado en pleitos que ponen en entredicho la solidez de dicha fuerza política en el Congreso de la Unión

La primera confrontación se dio cuando el grupo parlamentario morenista, en la Cámara de Senadores, votó por Mónica Fernández para que presida la Mesa Directiva, para el periodo 2019-2020, derrota que el senador Martí Batres no aceptó.

En consecuencia, culpó de su no reelección al legislador, Ricardo Monreal, ya que invitó, a dicha votación, a la bancada del PES, cosa que, según Batres Guadarrama, no estaba acordada.

Dicho conflicto todavía no concluye —a pasar de que Batres ha pedido la renuncia de Monreal por “ensuciar el proceso interno”— pues este jueves el todavía presidente de la Cámara Alta presentó una impugnación en contra de dicha elección, esperando que se resuelva antes del 1 de septiembre.

La crisis se extiende a la Cámara de Diputados 

Pero los días críticos para Morena no se limitan a la Cámara de Senadores, ya que en la Diputados recientemente se destapó que el morenista, Sergio Mayer, encargado de la Comisión de Cultura, ha recibido “moches“, de hasta el 30 por ciento, para la aprobación de algunos proyectos.

Resulta que el pasado 21 de agosto, durante la comparecencia de la titular de la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, en dicha Comisión, las diputadas de Moren,a María de los Ángeles Huerta e Inés Parra, acusaron que Mayer Bretón ha “manoseado indebidamente el presupuesto cultural”.

A pesar de tales señalamientos, el área de comunicación social del partido oficial emitió un comunicado rechazando las acusaciones y reiteraron su respaldo a Sergio Mayer, mismo que negó los comentarios de sus compañeras de bancada.

Este último conflicto causo eco dentro del recinto legislativo de San Lázaro, donde su presidente, Porfirio Muñoz Ledo, comentó que ya le pidió a la contraloría del órgano investigar estos supuestos “moches” y en caso de ser ciertos los involucrados podrían enfrentar un proceso de desafuero.

El conflicto en ambas cámaras que vive Morena, puede ser solo el comienzo de una crisis que podría empeorar en la próxima elección para elegir a su nuevo dirigente nacional, en noviembre próximo.