No me defiendas, Dante Delgado

0
213

Peor, imposible, la idea vendida a Ricardo Anaya por su estratega Jorge Castañeda, quien le aconsejó que, sobre el caso de la nave industrial por la que ganó 54 millones de pesos, no se salga del guion y diga que ya aclaró todo lo que debía aclarar.

Dante Delgado afirmó ayer que Ricardo Anaya hizo la transacción con el empresario Barreiro, actualmente prófugo en Canadá, mientras que el candidato presidencial del Frente ha asegurado siempre que le compró la nave a un parque industrial, no a Barreiro.

-Publicidad-

“Es lícito. Es Barreiro, es la operación de compraventa que se hace”, admitió ayer Dante con Carlos Loret. Sin embargo, el 25 de febrero, Anaya aseguró en un video: “Yo le vendí a Manhattan Master Plan, cuyo accionista principal es el arquitecto Juan Carlos Reyes”.

El desastre de la estrategia de Jorge Castañeda se ve desde un avión: en un tema en el que la posición de Ricardo Anaya tendría que ser única, se ha convertido en coro de posturas contrapuestas que, en la idea de ayudar a su candidato, lo embarcan más.

Mientras Anaya no asuma su propia defensa, seguirá el reguero de incongruencias que hay en este tema, como que Luis Alberto López, chofer de Barreiro, confesó ante un Ministerio Público que fue prestanombres en la compra simulada que benefició a Anaya con 54 millones de pesos.

Luis Alberto aparece como comprador de la nave y representante legal de Manhattan Master Plan Development, a pesar de trabajar en realidad como chofer de Barreiro, pero que dice haberlo hecho por orden de su patrón y sin saber qué estaba firmando. Firmó por lealtad y obediencia.

En tanto, la estrategia de Castañeda y la defensa de Dante hacen parecer que Anaya se niega a transparentar la venta de la nave, y que es cierto que sus 54 millones pasaron por cinco países, con empresas creadas al vapor: Manhattan fue fundada 51 días antes de la compra, por ejemplo.

Y que el terreno donde Ricardo Anaya construyó la nave era del gobierno de Querétaro, cuando Anaya era secretario particular del gobernador Garrido Patrón, época en la que el estado le vendió el terreno a Barreiro en 13 millones de pesos, siendo que éste costaba 915 millones.

Pero Barreiro va a ser extraditado a México en algún momento: no estará prófugo siempre. Y, cuando regrese esposado a México, la estrategia de silencio de Castañeda habrá servido para puritita…
Poca cosa.