País de enfermos

0
347

Óptica Ciudadana

Para poder resolver el problema, primero hay que reconocerlo: somos una nación de enfermos.

Los datos oficiales nos dan algunas pistas (solo pistas, pues la realidad es más cruda) de lo dicho:

Siete de cada diez mexicanos, tiene sobrepeso u obesidad. En términos porcentuales, como el problema va creciendo, en este rubro ya somos el número uno en el mundo.

Uno de cada tres niños mexicanos, padece sobre peso. En este asunto, en el planeta ya ocupamos en términos porcentuales, el segundo sitio. Es mas, hay bebés que ya nacen con una de las consecuencias de la obesidad, la diabetes.

En el mundo hay 350 millones de diabéticos. Las naciones que mas diabéticos tienen son, en términos cuantitativos: China, India, EU, Brasil, Rusia y… ¡México!

En nuestro país existen más de 7 millones de diabéticos y la cantidad crece cada año. Más aún, muchos, ni siquiera saben que están enfermos de este padecimiento. Hay más diabéticos hombres y, del total, la mayoría se concentra en las grandes ciudades, DF, Estado de México, Nuevo León, Veracruz,…

La obesidad y el sobrepeso, son origen de otros males. De este problema de salud publica, surge el 23 por ciento de los enfermos de alguna cardiopatía, el 44 por ciento del los diabéticos y el 48 por ciento de enfermos de diversos cánceres.

De cada cuatro camas de hospital, tres son ocupadas por pacientes que padecen alguna enfermedad surgida de la obesidad y el sobrepeso… El 25 por ciento de las incapacidades laborales son ocasionadas, igual, por alguna enfermedad producida por la obesidad y el sobrepeso.

En México hay 15 millones de personas, de 20 años de edad o más, que padecen hipertensión arterial. La mayoría son hombres. Y muchas de esas personas, como en el caso de la diabetes, tampoco lo saben.

Infartos cardiacos: En nuestro país ocurren 300 mil por año. O lo que es lo mismo, 822 por día o lo que es lo mismo, 34 cada hora.

Infartos cerebrales: La cantidad aumenta, año tras año. Los males renales, también.

Es decir, si consideramos a la obesidad y al sobrepeso como enfermedades, sumadas a los otros males, existen unos 80 millones de mexicanos sin salud, o sea, enfermos.

¿Qué origina este desastre nacional de salud pública? Tres son los principales factores: la mala situación económica de la mayoría de las familias mexicanas, la vida sedentaria y los pésimos hábitos alimenticios, igual, de la inmensa mayoría de los mexicanos. Y hay una cuarta, que agrava la situación, las pésimas políticas públicas que se aplican desde hace décadas, las cuales están orientadas a combatir los efectos y no las causas.

Se sabe que el 52 por ciento de los mexicanos, o sean unos 60 millones de personas, padecen algún tipo de pobreza. Y otro 20 por ciento, está en riesgo de bajar a esa situación. Son como 80 millones de mexicanos que, por su mala situación económica, “viven con el Jesús en la boca y el gobierno en el cerebro”. Es decir viven preocupados, permanentemente. O sean viven con stress, que es una alteración del sistema nervioso. Y el stress es el origen de unos doscientos males de salud.

Lo anterior se complica, por la búsqueda permanente de una vida “cómoda”, “sin esfuerzo”, “fácil”,… que, desde siempre, promueven los medios de comunicación masiva. Ello significa movernos en automóvil, en elevadores, en pasillos eléctricos, estar horas enteras frente al televisor o frente a la computadora o jugando, solamente, con los dedos de la mano mediante los celulares o las tablets, Es decir, la vida sedentaria. Lo cual para nada ayuda a remediar el stress, por ejemplo.

La situación se agrava, pues gracias a la industria alimentaria nacional e internacional, nuestros hábitos alimenticios – basados en el consumo de comida “enlatada”, “enfrascada”, “empaquetada”, con conservadores y exceso de sal y azúcares, “refinadas”, se han trastocado, al grado de que es mas el daño que nos hacen que la nutrición que dicen promover.

Luego el problema se agrava con las políticas públicas. Ahí esta un ejemplo reciente: el aumento y/o la disminución de los impuestos al consumo de los refrescos. Hace un año la HH Cámara de Diputados, aprobó un incremento a esos impuestos, “para combatir la obesidad y el sobrepeso”, según se dijo. El resultado fue que el consumo de refrescos aumentó y la obesidad… ¡también! Cierto, los ingresos del gobierno aumentaron y las ganancias de las empresas refresqueras… ¡también!

En esta situación, la pérdida de dinero, en todos los sentidos, individual y colectivamente, es incalculable. Pierde el país y pierden las familias. Perdemos todos.

Tan fácil que sería atender con eficacia este problema. Solo hay que invertir la ecuación. Mas que atacar los efectos, combatir las causas. Es decir, hay que poner énfasis en la prevención.

Por ejemplo, en lugar de que los medios de comunicación, difundan profusamente, todo tipo de nota roja y todas las formas de violencia, que mejor promuevan la prevención de la violencia, de las enfermedades, …; en lugar de preocuparse por aumentar impuestos a todo lo que se les ocurra a nuestros HH legisladores, promover la vida activa, el ejercicio como parte de nuestros hábitos, por ejemplo; en lugar de difundir profusamente que se regalan senos nuevos, o que se autorizara el consumo lúdico de la mariguana, promover entre la población la conveniencia de checarse médicamente cada año, como una rutina necesaria. Por ejemplo.

Quizá, “invirtiendo la ecuación”, como se sugiere aquí, en unos treinta años, dejemos de ser un país de enfermos. O ¿ustedes qué opinan, estimados cuatro o cinco lectores?

Notitas: Una.- Que hablando de ejercicio, del 22 al 25 de octubre, estaremos en otro Retiro encabezado por el Si Fu, Shi Yang Min, ex Jefe de entrenadores de los Monjes del Templo Shaolín de China, desde las seis a las 21 horas, diario, practicando Kung Fu. Por si desean acudir a tirar la polilla con esta practica milenaria, es en el Monasterio Benedictino, ubicado en Ahuatepec, Morelos. Si sobrevivo, nos vemos pronto. Dos.- Que otra invitación es para el jueves 22 de octubre, en la Casa del Tiempo de la UAM (Pedro Antonio de los Santos 81, Colonia San Miguel Chapultepec, en el DF), a las 18 horas. Se presenta el libro del Maestro Max Ortega, titulado “Neoliberalismo y Contrareforma de la legislación laboral”. Tres.– Que otra invitación es para el sábado 24 de octubre, al espectáculo de teatro música y video, denominado “Vivencias del 68”, dirigido por el cineasta Oscar Menendes, el cual esta basado en el libro “Si te agarran te van a matar”, de Heberto Castillo (quien invita es el primogénito de éste). El evento es cerca del Metro Patriotismo, en el número 304 de la calle Patriotismo, en el DF. La entrada cuesto 150 pesos. Cuatro.- Que sí, la presentación número 16 de mi libro, “Cuando correteábamos utopías”, será el 5 de noviembre en el CCH Azcapotzalco, a las 11 horas; y la número 17, será en la Faculta de Ingeniería de la UNAM, a las 9 de la mañana. Cinco.-Que cómo vieron a don AMLO. Fue al Vaticano, se coló a la audiencia pública del Papa Paco, para recibir la bendición papal y en lugar de obsequiar a cambio, al Santo Padre (¿así se dice?), una medalla con la imagen del Benemérito Benito Juárez, su santo de cabecera, le entregó una con la imagen de Fray Bartolomé de las Casas. En fin, estos juaristas modernos.