Pierde fuerza la inversión extranjera

-Publicidad-

Quien piense que México es un país que estuvo atrayendo en los últimos años oleadas de inversión del exterior en virtud de las reformas estructurales que se realizaron, deberá ver con cuidado las cifras que ayer dio a conocer el Banco de México.

Al dar los datos de la balanza de pagos al cierre del año pasado, el Banxico refirió que la suma de inversión extranjera directa en 2018 fue de 24 mil 746 millones de dólares.

-Publicidad-

Esta cifra es inferior a los 28 mil millones registrados en el 2017.

Se trata de una caída de 12 por ciento.

Pero, lo peor del caso es que la tendencia va a la baja. En el 2016las entradas netas de inversión directa del extranjero fueron de 30 mil 151 millones, por lo que ya en 2017 se había presentado una caída.

Y en el primer año de la administración de Peña ya se había llegado a una cifra de 33 mil 767 millones, una cifra que posteriormente ya no se alcanzó.

Sin duda pesa la incertidumbre que causó la llegada de Donald Trump a la presidencia de EU, pero también la falta de certeza respecto al rumbo de México.

Y, lo digo por el contraste con la inversión foránea en cartera, que en términos generales responde más a las variables financieras que a las expectativas empresariales.

La inversión en cartera había bajado a un ingreso neto de 7 mil 270 millones de dólares durante 2017 y repuntó el año pasado a 15 mil 226 millones.

Es decir, el hecho de que se hayan disipado los temores cambiarios, al tiempo que los rendimientos en pesos se han mantenido atractivos en el contexto internacional, hizo que la compra de instrumentos financieros por parte de los extranjeros se haya multiplicado por más de dos veces en 2018.

El orden de magnitud de la inversión directa que México recibe está muy lejos de la que llega a países que son competidores directos en un mercado como el de EU.

Por ejemplo, China recibió 136 mil millones de dólares en 2017 o Brasil atrajo 63 mil millones de dólares.

Te puede interesar: Goldman Sachs recorta crecimiento para México en 20 puntos

La competencia por los capitales en el mundo es cada vez más complicada y hay que hacer una promoción intensa si queremos que ese flujo hacia México aumente. No lo va a hacer de manera espontánea.

Si tuviéramos un empresariado local pujante, al que le sobran recursos para invertir, tal vez otra sería la historia, pero no es así.

Al margen de que ya no esté ProMéxico ahora y la tarea de promocionar se haya encomendado a las embajadas, si se quiere que no se desplome la llegada de inversión productiva del extranjero, los diplomáticos deberán trabajar horas extra, pues si México no se hace presente será materialmente imposible asegurar la llegada de capitales.

Y lo será más si se percibe que al gobierno no le gustan estas inversiones y que hará poco por atraerlas.

Tal vez 30 mil millones de dólares parezcan pocos para una economía del tamaño de la nuestra, pero las empresas extranjeras que se instalan, con frecuencia traen consigo tecnología, conocimiento y demanda de productos y servicios que puede ser provista por empresas locales.

El impacto real es mucho mayor de lo que la cifra dice.

Así que no hay que engañarse, el último año del gobierno de Peña ya fue mediocre en la atracción de inversión directa foránea. Pero si no se hace el esfuerzo necesario, el primer año del gobierno de AMLO podría ser peor.