Ricardo Anaya compra un amparo

0
242
-Publicidad-
Al prometer ayer que, si gana la elección, investigará por corrupción al actual Presidente de la República, Ricardo Anaya se quedó como bebé con dos platos de papilla en la periquera:

1.- Ante las acusaciones de corrupción y lavado de dinero, es inocente.
2.- Está tan hasta el cuello, que sabe que lo sujetarán a proceso judicial y quintuplicó su apuesta: cuando lo agarren, dirá que fue en represalia por prometer que investigaría al Presidente por corrupción.
Vamos, el candidato de PAN, PRD y MC está comprando un amparo.
La advertencia de Anaya era quizá lo que faltaba para destrabar de una vez el contencioso abierto en la campaña electoral, por las propiedades inmobiliarias y los millones de pesos del político panista.
Porque ya sólo hay dos salidas:
1.- La autoridad ministerial queda obligada a actuar o no.
2.- La manera en la que Anaya se hizo rico dejará de ser el centro de la contienda electoral.

En eso ayudará también una carta abierta de 58 intelectuales al Presidente:
“Si hay pruebas contundentes sobre la responsabilidad legal de Ricardo Anaya exhortamos a que la autoridad ministerial proceda en consecuencia. De lo contrario, el uso de la PGR para perseguir a un líder de la oposición, pone a México junto a países con regímenes autoritarios democracias totalmente disfuncionales”, dice el llamado.

-Publicidad-

Aunque algunos de los firmantes tienen doble cachucha, pues son asesores de Anaya, como los que aparecen en una foto colectiva publicada en las redes, de colaboradores del candidato del Frente, como Jorge Castañeda, Denise Dresser, Juan Pardinas, Álvarez Icaza.

Quienes trabajan con algún candidato deberían aparecer en medios en esa condición y no como “independientes”. Pardinas certificó la 3de3 de Anaya, después de que el diario El Universal publicó que la familia del panista vio crecer en más de 300 millones de pesos sus propiedades.

En noviembre de 2016, Anaya pidió a su hoy asesor Pardinas que verificara su declaración 3de3 y Pardinas le respondió que estaba en orden:
“He recibido respuesta a mi consulta. Está firmada por Eduardo Bohórquez, Director Ejecutivo de Transparencia Mexicana y por Juan E. Pardinas, Director General del Imco. Ambos firman que mi 3de3 se apegó escrupulosamente a los requerimientos del formato”, informó Anaya.

Pero, en su 3de3 Anaya omite ingresos de su empresa Juniserra (por la que ganó los 54 millones de pesos que se asegura fueron lavados en paraísos fiscales), porque “está a nombre de su esposa”. Sin embargo, en la misma 3de3, la esposa tampoco declara sobre esos 54 millones.

Así que el affaire Anaya llegó a un punto de no retorno: se sabrá si es mediático o legal, y los asesores ocuparán el lugar que les corresponde.
Fuera máscaras, pues.