Rotores no presentaban fallas al momento del accidente de Érika Alonso y Moreno Valle

Las investigaciones continuarán y el siguiente paso será determinar si el helicoptero perdió el control por causa electromecánicas

-Publicidad-

Este martes, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) detalló que los componentes de los controles de los rotores principal, de cola, transmisión y caja de 90 grados, del helicóptero, marca Augusta A109S, donde murieron la gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso, y su esposo, el senador, Rafael Moreno Valle, no presentaban fallas antes del accidente. 

Fue a través de un comunicado donde la DGAC dio a conocer los avances en la investigación del accidente ocurrido el pasado 24 de diciembre de 2018, en el municipio de Santa María Coronango, en donde también perdieron la vida Héctor Baltasar Mendoza, Marco Antonio Tavera Romero y Roberto Coppe Obregón. 

-Publicidad-

“La inspección a los 2 motores Pratt & Whitney PW207C, señala que los daños y rastros que presentan denotan haber estado en funcionamiento al momento del impacto. Los componentes de memoria interna que podrían confirmar lo anterior, resultaron dañados por el impacto y el fuego, por lo que no se pudo obtener datos de éstos. 

“La inspección de los componentes involucrados en los controles de la aeronave, como son rotor principal y de cola, transmisión y caja de 90°, indica que estos componentes involucrados en el control del helicóptero no presentan evidencias de falla previa al impacto”, explica la nota informativa. 

Te puede interesar | Rosario Robles ingresa al penal de Santa Martha; no hay operativo especial de seguridad

Mientras que en los trabajos de verificación que se le hicieron al rotor principal se concluyó que es necesario analizar si la revisión de mantenimiento se apegó a los lineamientos establecidos por el  fabricante. 

“De los trabajos de inspección hechos al Rotor Principal (instalación del Mass Vibration Absorber y tijera rotativa), se determinó que se deberá analizar si los trabajos de mantenimiento realizados a estos componentes se apegaron a los procedimientos establecidos por el fabricante Leonardo Helicopter Divison (LHD)”, agregó el informe.

Por otro lado, de manera conjunta seguirán trabajando la Dirección General de Aeronáutica Civil, NTSB (National Transportation Safety Board), y LHD (Leonard Helicopter Division), mismos que le darán seguimiento a la investigación, con la que buscarán determinar si la aeronave perdió el control por causas electromecánicas.

“Las autoridades internacionales, los representantes de los fabricantes y los investigadores de la Dirección General de Aeronáutica Civil, siguen investigando las posibles causas electromecánicas que pudieron provocar una pérdida de control de vuelo”, cerró el informe.