Sin reforma fiscal, naufragio de la 4T

-Publicidad-

Pasó de largo para muchos. Pero se nos encendió una intensa luz roja el fin de semana.

Con la puntualidad que le es usual, la Secretaría de Hacienda informó las cifras de las finanzas públicas al mes de julio.

-Publicidad-

Una de las cifras más relevantes tiene que ver con el comportamiento de la recaudación de impuestos.

En el mes de julio, el ISR cayó en términos reales en -10.1 por ciento respecto al mismo mes del año pasado. En el caso del IVA, que refleja de una manera más o menos fiel la actividad comercial, la caída en julio fue de -7.9 por ciento.

¿Cómo se comparan estas variaciones con el comportamiento que ha existido en otros momentos?

En la crisis del 2009, en la cual el PIB trimestral cayó casi hasta -8 por ciento, y el ISR cayó -10 por ciento en el primer semestre, igual que ahora. Pero el IVA retrocedió casi en 20 por ciento.

Sin embargo, es muy diferente un estancamiento económicocomo el que vivimos a una caída de casi -8 por ciento como ocurrió tras el estallido de la gran crisis financiera mundial.

Estamos en una disyuntiva. O la caída productiva hoy es mucho más severa de lo que las primeras cifras han revelado o bien hay una circunstancia en la que hay un deterioro muy marcado en la recaudación.

Algunos han señalado que se desmanteló una parte operativa muy importante del SAT. Sin embargo, ese hecho no se valida con el comportamiento de la recaudación. Aunque su ritmo venía a la baja, seguía siendo positiva hasta el mes de junio en el caso del ISR y se mantenía estable en el caso del IVA.

La caída en julio parece reflejar algo que pasó con la economíamás allá de lo que haya ocurrido con la recaudación de impuestos.

Es probable que en el tercer trimestre del año todavía tengamos un desempeño económico peor que en el segundo trimestre, cuando el crecimiento fue cero.

Faltan aún muchos datos, pero este escenario está entre las posibilidades ciertas.

Te puede interesar | El México de AMLO no puede estar feliz feliz feliz: columnista del NYT

Quizá por eso escuchamos en el Primer Informe Constitucional al Congreso, una desestimación del crecimiento y una ponderación de la distribución del ingreso.

Pero, además, una perspectiva más pesimista explicaría el hecho de que haya un subejercicio del gasto público.

Si la Secretaría de Hacienda sabe que va a tener una recaudación tributaria por debajo de lo previsto, resulta explicable que busque que el gasto público quede por atrás de lo aprobado por el Congreso.

El subejercicio de más de 190 mil millones de pesos, en esta perspectiva, adquiriría la racionalidad de mantener los equilibrios fiscales en un entorno de menores ingresos.

Este comportamiento es todavía más retador para el Paquete Económico 2020. Los analistas y calificadoras han visto la trayectoria de los ingresos públicos y si el escenario fuera muy optimista para el próximo año, seguramente habría preocupación.

Pensar en que terminemos este año con un superávit primario de 1 por ciento del PIB y que se logre uno de 1.3 por ciento para 2020, ya parece alejado de la realidad.

No hay que perder de vista que la economía es como un gran ferrocarril y que aun cuando hoy se tomen acciones para incentivar la actividad, tardará un tiempo en tener efecto. Echar a andar o frenar a un tren lleva su tiempo.

Si AMLO tuviera un criterio más flexible, admitiría la necesidad de ir pronto por una reforma fiscal antes de que la cuarta transformación vaya a naufragar.