Tiran versión de “crimen de Estado” en Ayotzinapa; apuntan a protegidos de AMLO

Salen a la luz nuevas evidencias, mismas que demuestran que la trágica noche de Iguala, no fue un "crimen de Estado".

-Publicidad-

La revelación sobre las conversaciones entre narcotraficantes de Guerreros Unidos de Chicago y de Iguala desechan los señalamientos de un “crimen de Estado” en el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, los cuales suponían la participación del Ejército y del Gobierno Federal.

Luego de la información que publicó este jueves Reforma, la versión de las transcripciones presentadas por el diario, no coincide con los criminales detenidos y claramente apuntan a que el enfrentamiento, que derivó en la desaparición de los 43 estudiantes, se debió a una disputa entre Guerreros Unidos y Los Rojos.

-Publicidad-

Además, las indagatorias sobre el caso se podrían ampliar, toda vez que también salen a la luz los vínculos del grupo criminal Guerreros Unidos con autoridades municipales de Iguala, Cocula y Huitzuco.

Conforme a los datos, los integrantes de dicho grupo criminal asentados en Tierra Caliente, reportaron a sus jefes en Chicago que grupos de Los Rojos pretendían “tomar la plaza” de Iguala y que viajaban en camiones.

En las conversaciones realizadas a través de BlackBerry, aparecen los nombres del exalcalde José Luis Abarca, a quien se menciona en una ocasión para pedirle ayuda. También mencionan a Iñaki Blanco, en ese entonces Procurador estatal y quien aseguran, traicionó a los criminales esa noche.

Cabe recordar que, a pesar de ser advertido en 2012 de los nexos criminales que mantenía José Luis Abarca — en ese entonces candidato por la alcaldía–, Andrés Manuel López Obrador dio su total apoyo al ahora ex edil en prisión.

En el caso de Iñaki Blanco, señalado por los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos por pactar con la delincuencia y dejar libres a algunos de los responsables del hecho, era cercano del exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre.

Incluso, los padres de las víctimas aseguran que Blanco no sólo tomó la determinación de dejar en libertad a algunos criminales, sino que tuvo el aval del propio Aguirre.

El mismo Ángel Aguirre Rivero, quien de igual manera recibió el visto bueno de AMLO en 2010 para ser candidato a gobernador.

Hoy, José Luis Abarca está en la cárcel; Ángel Aguirre le devuelve el favor a Andrés Manuel y reitera su apoyo al tabasqueño; y finalmente, salen a la luz nuevas evidencias, mismas que demuestran que la trágica noche de Iguala, no fue un “crimen de Estado”.