“Uno a uno”

-Publicidad-
El pasado miércoles 18 de septiembre se inauguró la muestra Uno a uno/Bellas Artes Lake Verea, en la Sala Justino Fernández del Museo del Palacio de Bellas Artes; por motivo del 85 aniversario del Palacio de Bellas Artes. El cual consiste en un ejercicio fotográfico que nos acerca a ese magnifico inmueble a través de sus detalles.
La exposición está compuesta por 21 fotografías creadas ex profeso por la dupla Lake Verea, conformado por Ana Francisca Rivero Lake y Carla Verea Hernández, quienes llevan trabajando juntas desde 2005, experimentando con diferentes técnicas y formatos fotográficos centrándose en el retrato arquitectónico.
En casi tres lustros de trabajar juntas, han investigado a fondo a importantes figuras del modernismo como los de Luis Barragán, Frida Kahlo, Josef y Anni Albers, entre otros.
Entre sus proyectos más destacados se encuentra la serie Paparazza Moderna y Cuartos ObscurosBarragán en Penumbra, así como la serie 21 retratos arquitectónicos comisionados para el Pabellón de México en la 16 Bienal Internacional de Arquitectura de Venecia en 2018.
El trabajo de Lake Verea ha sido reconocido con el Premio de Adquisición Colección Purificación García en 2013 y el Premio Internacional del British Journal of Photography 2007 en España y Reino Unido, respectivamente.
El trabajo de Lake Verea nos acerca de un modo único a la monumental del emblemático edificio, nos revela sus secretos a través de los detalles y la cercanía. Secretos que se pierden cuando la escala real de las cosas se vuelve relativa al punto de vista.
El poder ver a su tamaño real, los rostros enormes de las esculturas o el tamaño de cristales del candil, nos dan una visión diferente del coloso de mármol. Nos ayudan a admirar detalles que a simple vista se escapan. Con la perspectiva lejos de la jugada, nuestra visión se vuelve más clara.
De cierto modo, sucede lo mismo en nuestras vidas. No es lo mismo ver un problema de lejos, que vivirlo. El estar en escala de “uno a uno” transforma todo, ya sea una enfermedad, un dolor o una alegría. Nos mueve y nos obliga a sentir, a ser empíricos y ponernos en los zapatos del otro.
Al igual que con los detalles que presentan las fotografías de Lake Verea, que nos muestran el corazón del edificio a través de sus detalles, solo en la cercanía podemos entender lo que siente, piensa o esta viviendo otra persona. Se requiere coraje para estar cerca. Es más fácil quedarnos a la distancia en la indiferencia que involucramos y comprometernos.
Necesitamos tener las dos visiones: ser capaces de ver el bosque pero admirar la perfección y complejidad de un sólo árbol.  Gracias al trabajo de Lake Verea podemos tener esa nueva mirada que nos acerca a el Palacio de Bellas Artes.
Buen domingo para todos.
Me gustaría oír tu opinión. Por favor escribe a: [email protected] o en Twitter @FernandaT
* Nota aclaratoria: Carla y Ana Francisca son mis primas. Pero la relación familiar no modifica su talento ni mi admiración por ellas. Para saber más de la exposición pueden consultar en la página web www.museopalaciodebellasartes.gob.mx