Víctor Hugo Romo y su larga cola que le pisen

0
273
Víctor Hugo Romo, ex jefe delegacional en Miguel Hidalgo

El pasado jueves 20 de diciembre, el partido de Andrés Manuel López Obrador, anunció a sus competidores por las 16 alcaldías de la Ciudad de México de cara a los comicios de 2018.

Morena incluye entre sus “coordinadores” a personajes lúgubres con antecedentes de corrupción, conocidos también por ser “chapulines” del poder e incluso, jugar con doble cachucha. Tal es el caso de Víctor Hugo Romo, quien fue el elegido para disputar el próximo año, la delegación –ahora alcaldía– de Miguel Hidalgo.

Durante 22 años, Romo fue militante del PRD. Estuvo presente durante la firma del Acuerdo de Unidad Nacional de Morena en septiembre pasado, al lado de López Obrador, pero fue hasta hace un par de días que abandonó las filas del sol azteca.

Víctor Hugo Romo ya fue jefe delegacional en Miguel Hidalgo (2013-2015). Sobre él pesa un sinfín de señalamientos e irregularidades, pero su fuero como diputado local lo protege.

A continuación se detallan las corruptelas del ahora morenista, de entre las que destacan las fiestas junto a la actriz Claudia Cervantes en el panteón Dolores, desvíos en el parque El Mexicanito y anomalías durante su gestión por más de 46.2 millones de pesos.

1.- Durante su mandato, Romo permitió que la empresa fantasma del rubro inmobiliario Deviratánconstruyera un edificio de cinco niveles y 33 departamentos con documentación apócrifa en la colonia Escandón.

De acuerdo con el folio FM-B134-13, la obra concluida no tuvo concordancia con el registro de manifestación que David Razú (contendiente a ser delegado por el PRD) y Romo presentaron para la construcción de este edificio por parte del Grupo Inmobiliario Deviratán el 14 de noviembre de 2013.

David Razú rentaba por 16 mil pesos el departamento 405-D, ubicado en el quinto piso, pero en la manifestación aseguró junto a Víctor Hugo Romo que la edificación constaba de tres niveles. Lo anterior continúa bajo investigación por parte de la demarcación.

2.- En 2015, cuando Romo dejó su cargo como jefe delegacional para ir en busca de una curul, le heredó a Xóchitl Gálvez obras inconclusas que ante la ALDF presentó como concluidas y reportó el ejercicio de 17 millones de pesos en proyectos que nunca finalizó.

Los casos más emblemáticos fueron los del parque El Mexicanito y el Mercado Escandón. Víctor Hugo Romo incluso demandó a Gálvez por daño moral y la acusó de operar una campaña de desprestigio en su contra.

La Sexta Sala del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX desechó la denuncia por infundada e inoperante.

3.- El 22 de mayo de este año, la jefa delegacional en Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez, recibió un aviso de la Auditoría Superior de la Federación en la que le comunicaron que la demarcación debe devolver 24 millones 3778 mil pesos, más intereses generados.

Lo anterior, debido a que Víctor Hugo Romo no pudo solventar la auditoría que hizo por obras realizadas durante su gestión en el edificio delegacional.

“Y claro que no se pudo solventar porque había un agujero, o sea, un agujero que dijeron que eran tres mil metros de tierra lo que estaba en el contrato y se pagaron más de 30 mil metros. El próximo delegado va a tener que enfrentar, devolver cerca de 30 millones de pesos por ese tema”, advirtió hace un par de días Xóchitl Gálvez.

4.- La Secretaría de la Función Pública determinó en 2015 que la delegación Miguel Hidalgo debe devolver 13.6 mdp del Fondo de Cultura que no fueron utilizados de una bolsa total de 38.9 millones, que se asignaron a la creación del corredor cultural que va del Parque Lincoln al Parque Líbano.

También se ordenó reintegrar 6.8 millones de pesos que se pagaron a al empresa Zare Construcciones para hacer el corredor peatonal que va del Parque Lincoln al Parque Nelson Mandela, debido a que, no obstante que fue liquidada, la obra no se realizó.

5.- El espacio donde descansan los restos de Diego Rivera o Amado Nervo, la Rotonda de las Personas Ilustres, fue acondicionada el 14 de junio de 2014 para la realización de una fiesta con la actriz Claudia Cervantes, de Televisa.

Cervantes envío tuits en tiempo real –con varias personalidades de Televisa–, en los cuales aseguró que festejaba su cumpleaños, e incluso, mostraba bebidas alcohólicas en el lugar. La actriz tuvo que retractarse después y dijo que era un malentendido, pues había permiso de las autoridades de la delegación Miguel Hidalgo y se trató de un videoclip.

El permiso fue otorgado por Víctor Hugo Romo por lo que fue llamado a comparecer por la Asamblea Legislativa capitalina, a lo que argumentó que su autorización había sido de “buena fe”, pero que la casa productora Calos Entertainment “abusó de su confianza”.

Hace un par de días, el jefe del Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, aseguró que las denuncias en contra del ex funcionario delegacional no están cerradas y que hay expedientes abiertos en la Contraloría y Procuraduría General de Justicia capitalina.

El perfil de otro “cascajo” de los que acostumbra a recoger Morena y su dueño, Andrés Manuel López Obrador. La corrupción los persigue y aún así, pretenden llegar al poder a como de lugar.