Y eso que sólo son candidatos

0
349

Que nadie vaya a olvidar esto, por favor: quienes ayer prohibieron a un candidato presidencial hacer campaña en la Costa Chica y La Montaña de Guerrero, pueden ser los mismos que mañana repitan lo que advirtió Maduro a los venezolanos que no quisieron votarlo el domingo: “Votos o… balas”.

Publicidad

Son los aliados de AMLO de la policía comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), que acordaron no permitir que en la zona de su territorio realice actos de campaña el candidato presidencial José Antonio Meade.

¿Por qué? Porque Meade llamó secuestradora a una de sus cabecillas, la Comandanta Nestora, exjefa de la policía comunitaria del municipio de Olinalá. Nestora Salgado es una estadounidense nacida en México que será senadora plurinominal por Morena.

Aunque las amenazas de grupos provenientes de Morena no se fundan en que, como la CRAC, estén armados: provienen también de quienes están armados de un acceso a Internet y llaman a expulsar del país a periodistas, como a Pablo Hiriart, sólo porque toca el tema de la salud del amado líder.

El delito de Pablo: haber vivido más de la mitad de su vida en México y dedicado toda su carrera profesional a defender a México, pero no haber nacido en México. Ah, pero publicó en exclusiva la foto de AMLO con su neurólogo privado de Miami, un médico carísimo además.

Sin embargo, la Comandanta sí es secuestradora. Libró la cárcel sólo porque mostró su pasaporte estadounidense y fue liberada por vicios en el proceso al violarle la asistencia consular al ser extranjera. Pero, ojo: ningún juez ha dicho que ella sea inocente.

Además, la banda que ella encabezaba, con el nombre de “policías comunitarias”, violaba derechos humanos al dar trato de animales a sus presos, tal cual asegura una recomendación de la CNDH: es insultante entonces que AMLO la presente como defensora de los derechos humanos.

Además (sí, también además), AMLO sí tiene un médico extranjero exclusivo que lo ha visitado en México más de 150 veces desde enero, como escribió Pablo:

“El especialista neurológico de Miami y el team de médicos fueron contratados por AMLO luego de que sufrió un infarto en 2013. No es para menos. Sus lesiones son severas. Tanto, que el país tiene derecho a conocerlas”.

Y la Comandanta, que se asume absuelta e inocente, aún tiene vigentes cuando menos tres expedientes por homicidio y secuestro agravado. Únicamente se encuentra libre por lo mismo que otra famosa secuestradora, la francesa Florence Cassez: porque ambas son extranjeras.

Lo que sucede con los grupos violentos seguidores de AMLO (y que pronto lo rebasarán) es que ven balas en las ideas. Y las ideas son ideas. Sólo las ven como balas…

Los cretinos.