Loret de Mola critica a AMLO desde su columna en The Washington Post

Loret de Mola, califica al político tabasqueño como un “hombre-Estado”

-Publicidad-

Como nuevo columnista del prestigioso diario norteamericano The Washington Post, el periodista Carlos Loret de Mola, no tuvo ningún reparo y señaló los puntos flacos de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador

Es su primera participación dentro de ese rotativo el comunicador se enfocó en el Primer Informe de Gobierno de AMLO, donde como todos sus antecesores sólo resaltó lo bueno y le concedió un breve espacio a todos los pendientes, que no son cosa menor.

En dicho texto titulado “AMLO: El hombre-estado que nunca ha cambiado”, Loret de Mola, califica al político tabasqueño como eso un “hombre-Estado”, pues en lo que va de la “Cuarta Transformación” el gobierno se ha vuelto de un sola persona.

A continuación les compartimos el escrito íntegro para que usted saque sus propias conclusiones:

En 1825 el General Guadalupe Victoria se convirtió en el primer presidente mexicano en rendir un informe de Gobierno, un discurso anual sobre el estado de la nación y los avances de la administración en turno. Desde entonces, estos informes se han caracterizado en su mayoría por ser largos, tediosos y maquillar la realidad. El de Andrés Manuel López Obrador este 1 de septiembre no fue la excepción.

Un discurso de más de una hora y media en el que solo cupieron los aplausos: el país perfecto del presidente perfecto. Por el formato, asistentes y triunfalismo, podría haber sido el informe de uno de los exmandatarios Felipe Calderón o Enrique Peña Nieto. Ceremonias casi idénticas.

Quizá la única diferencia era escénica: una sola silla en donde el presidente se sentó brevemente antes de pasar al podio. Fue un asiento común y corriente, muy lejos de la ostentosa “Silla del Águila”, tallada con el escudo nacional y respaldo de terciopelo, en la que suelen sentarse los presidentes.

La silla es también un doble símbolo del sexenio que corre: la austeridad y el gobierno de un solo hombre. El hombre-estado.

El presidente mexicano no tiene una concepción democrática del ejercicio del poder. Ha demostrado su rechazo por los contrapesos al debilitar mediante nombramientos ideológicos o recortes presupuestales a las instituciones autónomas del país. Al que lo critica lo tacha de “fifí”, un término que evoca la arrogancia y el clasismo de la clase alta mexicana.

“Ya existe un auténtico Estado de derecho”, sentenció para abrir su primer informe el hombre-estado. Porque él llegó al poder y ya puso en marcha lo que él autodenomina “la cuarta transformación” del país, ya todo es diferente. El triunfalismo del discurso choca con una realidad brutal.

Por supuesto, hay cosas que valorar de esta administración. Sin embargo, el primer trimestre de 2019 fue el más violento en los registros, de acuerdo a las cifras oficiales. La economía está estancada y en el segundo trimestre del año no tuvo crecimiento. En 2014 el ahora presidente se quejó vía Twitter: “En enero la economía creció 0.8%, es decir, nada. EPN y (Luis) Videgaray (entonces secretario de Hacienda) no saben cómo hacerlo. Perdón, pero con nosotros sería distinto y mejor”.

Además, con nueve meses en el poder ha enfrentado ya escándalos de corrupción, y la impunidad se mantiene en tanto el presidente decide que sus adversarios son culpables y sus aliados no. Hasta ahora casi 80% de los contratos gubernamentales han sido asignados en vez de ser licitados. Así que ni seguridad, ni crecimiento económico ni Estado de derecho.

Ahora bien, nadie en su sano juicio podría exigirle al presidente que transforme México en nueve meses. Le dejaron un país con problemasgraves. Por eso mismo, salir a presumir algo así en el primer informe exhibe una soberbia que no es buena consejera en el ejercicio del poder.

Quizá lo más aterrizado hubiera sido admitir los errores, delinear los pendientes y presumir los logros reales: su manejo macroeconómico ha sido responsable; respaldó la renegociación del tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canada —el TMEC—, el motor comercial más importante de México; subió notablemente el salario mínimo sin generar inflación; impulsó la aprobación de una ley para otorgar seguridad social a las trabajadoras del hogar; le ha exigido a los funcionarios no ser dispendiosos; y gracias a la inagotable saliva presidencial, el público ha recuperado el interés en la política.

Las encuestas marcan que la popularidad del presidente sigue alta. La evaluación a su gobierno, no tanto. Su forma de gobernar gusta, el fondo menos. Pero el capital político personal del mandatario es un tesoro: la gente quiere a su presidente, lo ve trabajar desde temprano, sabe que él no se roba nada, confían. Ese cúmulo de credibilidad puesto en la dirección correcta puede ser la semilla de un salto cualitativo en la vida del mexicano promedio.

Una semana antes de su Informe, AMLO aceptó que no había podido con la inseguridad y que era hora de dejar de echarle la culpa a los gobiernos anteriores. Admitió también que el crecimiento económico era un pendiente de su administración, y rectificó la cancelación de contratos de gasoductos con empresas extranjeras que hubiera profundizado el daño a la imagen de México frente a los inversionistas.

En la recta final de su Informe, un aroma de enmienda recorrió también su discurso: “Todavía padecemos de inseguridad y de violencia, considero que por la mala estrategia que se aplicó desde el principio”. Fue fugaz: en una hora 40 minutos de su voz, la autocrítica duró seis segundos.

Ojalá tuviéramos más semanas como la previa y menos domingos de informe. Más presidente, más demócrata y menos hombre-estado.