Reportan vacía la casa de la joven presuntamente violada por policías en Azcapotzalco 

-Publicidad-

En el caso de la joven que fue presuntamente abusada sexualmente por policías en la alcaldía de Azcapotzalco, se han dado vacíos y contradicciones tanto en las declaraciones de los medios como en las de las autoridades. 

Desde el comienzo del caso la información de la chica fue filtrada de manera ilegal en diversos medios en los que se revelaron datos de la víctima, poniéndola en una situación vulnerable, que, a su vez, ha entorpecido la investigación. 

-Publicidad-

Además, este jueves, complicando aún más el caso, se dieron a conocer videos de cámaras particulares, con el que se vuelve aún más confuso y “desmiente” las declaraciones de la menor.

Te puede interesar | Revelan videos de la presunta violación de una menor por policías en Azcapotzalco

Por su parte, el diario Milenio, informó que la casa donde supuestamente vivía la joven, que corresponde a un departamento ubicado en la calle Nopotitla, colonia Libertad, en la alcaldía Azcapotzalco, se encuentra vacía. 

Incluso, vecinos que viven en el mismo complejo habitacional afirmaron que la chica y sus familiares dejaron el lugar desde hace dos semanas. Uno de los vecinos, que pidió el anonimato, señaló que “el lunes después de la supuesta agresión, la familia llegó al domicilio y vaciaron el sitio”. 

Asimismo, frente a la casa de color rosa, donde tocó el timbre la chica en busca de ayuda tras supuestamente haber sido violada por los cuatro oficiales, un joven de no más de 28 años dijo haber estado presente en el momento en que las patrullas auxiliaban a la joven.

En el testimonio, relata que la madrugada del pasado 3 de agosto salió a la 1:45 horas hacia la tienda y que en ese trayecto escuchó cómo se acercaron las patrullas con las sirenas encendidas, “llegaron dos unidades, iban muy rápido, como en operativo”. 

De acuerdo con su narración, se acercó a los oficiales y fue cuando vio a la mujer frente a la casa de color rosa: “Estaba a un costado de la puerta, usaba una chamarra y su cabello se veía bien peinado. Tenía la cara cubierta con las manos, pero su cabeza dirigida hacía el timbre”. 

El testigo asegura que él nunca vio que los oficiales estuvieran sobre la chica y que más bien parecía que realmente atendían una emergencia.