Ataques contra periodistas y activistas no le importan a la 4T

A nueve mese del comienzo de la "Cuarta Transformación", AMLO ha hecho poco o nada por proteger a comunicadores y activistas

-Publicidad-

Para el Consejo Consultivo del Mecanismo para la Protección de las Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, en lo que va de la administración  Andrés Manuel López Obrador no se le ha dado la importancia debida al trabajo periodístico y de defensa de derechos humanos.

En consecuencia, consideraron que es “casi invisible la violencia dirigida contra estos grupos de población”. 

-Publicidad-

Dado que los atentados contra comunicadores y activistas solo siguen en aumento, el Consejo exhortó al gobierno Federal a poner en marcha las medidas correspondientes. 

Otro punto que resaltó dicha organización es que se deben implementar las 104 recomendaciones que emitió la representación en México de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, por medio del “Diagnóstico sobre el funcionamiento del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas”, mismo que se presentó el pasado 26 de agosto de este año.

Por otro lado, recomendaron cambiar el carácter reactivo a uno preventivo, así como “mejorar los análisis de riesgo de las personas beneficiarias, fortalecer el seguimiento e implementación eficaz y efectiva de las medidas adoptadas”.

También resaltaron la necesidad de mejorar las condiciones laborales y de seguridad de los trabajadores de la Coordinación Ejecutiva Nacional, con la intención de que cuenten con más recursos monetarios y logísticos, mismos que les permitirían funcionar de manera diligente para fincar una visión transversal y diferenciado en el aval e implementación de medidas de protección.

Para concluir, el Consejo puntualizó la importancia de crear una sólida política de Estado que reivindique la función social de todos aquellos que informan y velan por los derechos humanos de la sociedad. 

Sin dejar de mencionar, que es muy peligroso inhibir el trabajo de quienes cumplen con estas tareas, las cuales son un apoyo incalculable para la democracia, ya que si no se le da sus valor correspondiente se merma la construcción y desarrollo de un verdadero Estado de Derecho.